Un suero es una de las partes elementales de cualquier buena rutina de cuidado de la piel. Por esta razón es importante saber cual es el mejor producto para tu tipo de cutis.

Todos conocemos los pasos necesarios para crear una buena rutina de cuidado de la piel, limpiar, hidratar y proteger del sol, es más estoy segura de que muchas de ustedes han desarrollado una rutina de skincare que se adapte a la perfección según sus necesidades y tipo de cutis en la que se incluyan diferentes tipos de productos como sueros, cremas, aceites o geles. Una buena rutina de cuidado de la piel es básica para cualquiera, sin importar la edad o el género. La epidermis es un órgano de nuestro cuerpo y necesita que la protejamos y le administremos nutrientes.

Dicho esto, lo más probable es que tu rutina de cuidado de la piel contenga algún tipo de suero. Muchas veces lo incluimos en nuestro hábito porque nos fue recomendado o ya usamos otro producto de la misma marca. Podemos tener buenos resultados y el suero puede funcionar en nuestra epidermis, pero siempre es importante que al elegir el suero hagamos una investigación más extensa. Cada suero está diseñado para brindar beneficios a diferentes tipos de cutis y solucionar diferentes problemas de la piel. Así que uno de los primeros pasos es conocer tu piel y saber qué funciona mejor para ella. Como siempre lo he dicho no hay mejor manera para conocer nuestro cutis que una cita con el dermatólogo, la opinión de un experto es de suma importancia cuando hablamos de nuestro cuerpo y salud. Así que si aún no lo has hecho el primer paso es una visita con un experto de la piel para que te diga que necesitas.

Si tú – al igual que yo – ya tienes un dermatólogo de cabecera entonces podemos proceder a entender un poco más de lo que es un suero y cómo funcionan. Un suero es un producto que se aplica de manera tópica para administrar ingredientes activos a la epidermis – vitaminas, antioxidantes, ácidos, péptidos, entre otros – con mayor efectividad y rapidez. Una explicación muy técnica y difícil de entender si no somos expertos dermatológicos, pero alguna vez leí por ahí la siguiente explicación “un suero es como una inyección para nuestra piel”, esto significa que le damos un shot de ingredientes a la epidermis de una manera que podrán ser absorbidos en mayor cantidad y velocidad.  Dicho esto, hay muchos tipos de sueros y cada uno de ellos se dirige a un tipo diferente de problema. 

Estos son algunos tipos de sueros que hay en el mercado:

  1. Sueros hidratantes: Este tipo de suero nos ayuda a dar una capa o nivel extra de hidratación a la piel. Esto lo logran ya que sus ingredientes ayudan a retener y llevar agua a las células de las capas más profundas de la piel. 
  2. Sueros antioxidantes: Los sueros de esta categoría nos ayudan a proteger nuestro cutis de los contaminantes externos – clima, contaminación y rayos UV – que pueden causar estragos como envejecimiento, sarpullidos o enrojecimientos, entre otras cosas.
  3. Sueros iluminadores: Estos sueros son la herramienta perfecta para recuperar la luminosidad, brillo y resplandor natural de nuestra piel. Sus ingredientes nos ayudan a disminuir la hiperpigmentación y homogeneizar el tono de nuestro cutis. 
  4. Sueros antiedad: Un suero antiedad ayuda a que nuestra piel recupere su firmeza y elasticidad. Estos disminuyen y contrarrestan la aparición de líneas de expresión y arrugas en el cutis al incrementar la producción natural de colágeno en nuestro cutis.

Como podemos ver hay varias opciones de donde elegir, y muchas veces puede que pensemos que necesitamos dos diferentes tipos de suero, pero la verdad es que necesitamos primero conocer qué tipo de piel tenemos y si existe alguna condición en ella que necesitemos mejorar. Por ejemplo, si padeces de piel grasa, la opción sería que buscaras un suero que entre sus ingredientes contengan ácido salicílico. Pero si tu piel padece de resequedad la mejor opción sería un suero con proteínas hidratantes como el Night Repair Serum de Spa Technologies. O si lo que quieres es mejorar la apariencia de la piel y contrarrestar el paso del tiempo lo más recomendable es buscar un suero que tenga Vitamina C, uno de mis favoritos es el Luminous Vitamin C Serum de Spa Technologies, además de la Vitamina C cuenta con péptidos marinos y extracto de alga que ayudan a aumentar la producción de colágeno lo que resulta en una piel más saludable y sana.

Elegir el suero correcto nos ayuda a que nuestra rutina de skincare se potencialice y tengamos mejores resultados. Las altas concentraciones de los nutrientes en los sueros nos ayudan a que nuestra piel mejore considerablemente su apariencia y salud. Los sueros son primordiales y la base de una buena rutina de cuidado de la piel. Así que consulta a tu dermatólogo para que sepas cual es el suero que mejor se adapte a tus necesidades y potencializar los beneficios de tu rutina de skincare.

XO

Sira

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.