La industria de belleza es una de las más rentables y este hecho no ha pasado desapercibido para las grandes casas de moda. Razón por la que en la última década varias marcas han lanzado sus líneas de maquillaje.

Un labial, un esmalte o un rubor, todos objetos de belleza que se convierten en los mejores aliados de una mujer para sentirse y lucir espectacular. Creo que no hay mujer en el mundo que no tenga algún tipo de maquillaje en su casa, no quiero generalizar y decir que todas se maquillan diario, pero sí que al menos de seguro tienen algún labial o han comprado uno. 

Todos tenemos un diseñador favorito, buscamos un objeto del deseo, la bolsa it que vemos en los brazos de todas las celebridades o simplemente tener una pieza de aquella marca que tanto amamos. Pero si somos honestos muchas veces el diseño, la maestría en la hechura y materiales de la más alta calidad, convierten a estos objetos de diseñador en prendas con precios elevados que resultan fuera del alcance de una gran parte de la población. Al ser objetos que no son fáciles de adquirir se genera un aura de deseo y un sentimiento aspiracional y de pertenencia. 

Para las marcas de lujo lo más importante es crear clientes leales que se conviertan en asiduos compradores, y muchos han sacado líneas más accesibles – pensemos en Marc by Marc Jacobs, Polo Ralph Lauren y CK Jeans – que logran expandir el universo de compradores de la firma. Pero en los últimos 10 años hemos visto que las marcas han encontrado otro campo de batalla en donde jugar y alcanzar nuevos consumidores, estoy hablando del mundo de los cosméticos. El maquillaje es un producto que nos permite poseer un pequeño pedazo del universo de estas leyendas de la moda. 

Y claro que no es nuevo que marcas de lujo tengan sus líneas de maquillaje, pensemos en Chanel que sacó sus propios labiales y rubores en 1924 o Dior que lanzó su ya icónico Rouge Dior en 1953. Por varios años estas marcas han evolucionado, investigado y creado productos dentro de la industria de la cosmética y belleza que ya se han convertido en expertos en el área. Pero muchas otras marcas de lujo como Burberry, Marc Jacobs, Tory Burch, Christian Louboutin o Victoria Beckham – que lanzaron en 2010, 2013, 2014 y 2016 respectivamente – podrían parecer peces fuera del agua en la industria del maquillaje. Claro que varias de estas firmas han creado alianzas o concedido licencias a titanes de la industria como Estée Lauder, L’Oreal o Sephora para sacar sus líneas de maquillaje. Estas colaboraciones han dado excelentes resultados en la forma de labiales, rubores, sombras y barnices de uñas preciosos. 

El sinfín de opciones que existen en el mercado nos crea mucha incertidumbre al escoger cual marca de maquillaje adquirir. Yo soy fan de probar nuevas marcas de maquillaje y entre las que me han conquistado y fascinado últimamente se encuentran las siguientes.

Tom Ford

Este diseñador se ha convertido en uno de los más célebres del mundo de la moda. Su estilo único en donde enaltece la sensualidad y sexualidad de la mujer ha dejado marcado su paso por Gucci e Yves Saint Laurent, y cuando lanzó en 2005 su marca homónima fue todo un éxito. Pero no fue hasta el verano del 2010 que sacó su primera colección de labiales llamada Private Blend Lip Color que consistía en 12 colores. La colección fue un éxito rotundo y en 11 años se ha convertido en una de las marcas de makeup de mayor renombre en la industria. Actualmente el universo de Tom Ford Beauty incluye maquillaje, perfumes y una línea masculina.

Descubre más sobre la marca

Hermès

Clásica, elegante y atemporal así es Hermés. En el 2020 lanzó su primera colección para el mundo de la cosmética. Rouge de Hermès fue la primera entrega y consistía en 24 labiales, en abril de este año lanzó Rose Hermès que expandía el universo con una colección de rubores y finalmente el mes pasado llegó Les Mains Hermès, 24 tonalidades de barnices para las uñas. Detrás de cada uno de estos lanzamientos encontramos al legendario Pierre Hardy, quien se ha inspirado en la herencia de la firma para sus creaciones. Lo mejor es que Hermès prometió realizar un lanzamiento cada 6 meses, lo que significa que habrá más sorpresas por venir.

Descubre más sobre la colección

Carolina Herrera

La popular diseñadora, favorita de todas las damas de todo el Upper East Side de Manhattan, ha definido el lujo discreto desde 1981. Nacida en Caracas, Venezuela, Carolina Herrera es un ícono de estilo y su firma homónima, de la cuál ahora está a cargo Wes Gordon, es considerada una de las más elegantes del mundo. En octubre del año pasado la firma decidió incursionar en el mundo del maquillaje, bajo la dirección de Carolina A. Herrera, con una colección de 25 lipsticks y 10 polvos compactos. El twist es el empaque, pues la marca quiere borrar la línea entre joyería y maquillaje, cada uno de los productos viene en preciosos estuches tipo joya.

Descubre más sobre la colección

Gucci

Con una colección de 58 labiales en diferentes tonalidades Gucci logró otro home run. Desde este primer lanzamiento en 2019 la firma italiana ha expandido su rango de productos para incluir blushes, máscara y barnices de uñas. Cada una de las entregas están plagadas de la jovialidad, irreverencia y energía optimista que ha caracterizado a la firma bajo la dirección de Alessandro Michele. Un arcoíris de tonalidades que sencillamente cautivan por la intensidad del color. Gucci ha logrado traspasar todo su ADN al universo de la cosmética, colocando en poco tiempo su línea de maquillaje como uno de los favoritos alrededor del mundo.

Descubre más sobre la colección

Cada una de estas marcas ha lanzado productos de maquillaje que realmente son excelentes y en poco tiempo han logrado formar una fanbase de proporciones épicas. Sus colecciones de cosméticos no son solo una extensión más de los diseños de RTW y accesorios que vemos en la pasarela, sino que realmente transmiten la esencia de la firma. Este tipo de productos logra su propósito, ser una puerta de entrada al universo de cada firma.

Y es que ese es el objetivo de una línea de maquillaje, cautivar la atención de los consumidores a través de productos que se conviertan en favoritos y compremos de manera constante para después convertirnos en seguidores leales y clientes recurrentes de los diseñadores cuyos nombres adornan los labiales, blushes, sombras o esmaltes.

No hay nada más lujoso que sacar nuestro labial y retocar nuestro maquillaje, como un pintor creando una obra de arte. He ahí el allure del maquillaje, pues son pequeñas joyas al alcance de nuestras manos.

XO

Sira

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.