Emprendemos un viaje a una majestuosa tierra a lado de Anthony Vaccarello para conocer la colección Fall 2021 de Saint Laurent. El lujo francés se entrelaza con la cruda naturaleza del paisaje.

Si algo tenemos claro es que un desfile de Saint Laurent es un evento magnánimo. Y desde que nuestra realidad cambió, Anthony Vaccarello se ha dado a la tarea de crear un espectáculo visual. Con el cual no solo nos muestra una colección llena de prendas de vestir perfectamente hilvanadas sino también transportarnos a un mundo de fantasía.

Para su desfile anterior Vaccarello eligió las majestuosas dunas de arena como el telón para presentar su colección. Sin lugar a duda todos los espectadores perdimos el aliento con cada paso que daban las modelos sobre la árida tierra del desierto. En esta ocasión el creativo decidió transportarse a un paraje igual de impactante, pero en donde el espíritu de la naturaleza fuera gélida e invernal.

Cada una de las piezas que desfilaron en vez de perderse ante el imponente fondo brillaban. Los trajes de tweed retoman las siluetas de la firma en los años sesenta, pero Vaccarello las renueva con una vibrante paleta de colores que van del violeta, olivo y rosa pálido hasta el cobalto, oro y chartreuse. Para complementar la estética glam rock de cada look las modelos se enfundan en minifaldas de cuero o bodysuits en tonalidades metálicas que nos transportan a los 80 ‘s. Esta colección es un melting pot de elementos que han caracterizado a la legendaria maison y que son reinterpretados con el ojo irreverente de Vaccarello.

Amé cada momento de este desfile. La transición del paisaje rocoso y la impresionante cascada, al pálido paraje con la flora invernal y finalmente a la gélida playa con la fría brisa y el mar al fondo. Y qué mejor armadura para enfrentar el espíritu salvaje de la naturaleza que un mono plateado debajo de una chaqueta de tweed roja, el balance perfecto entre fragilidad y poder. 

Al más estilo Saint Laurent esta colección decide romper con los cánones de la moda y simplemente divertirse. La firma siempre ha estado en el límite entre elegancia y excentricidad, ese punto perfecto que solo unos cuantos logran alcanzar. Un claro ejemplo es el saco de tweed en verde menta y falda con detalle de faux fur en el dobladillo sobre un mono en azul cobalto. En primera instancia podríamos pensar que no funcionaria, pero al verlo es simplemente fantástico.

Para complementar los looks de la colección encontramos piezas de bisutería que asemejan las piedras que brillan cual diamantes del lugar por donde caminan las modelos. Gargantillas de eslabones dorados, aretes XL en forma de cruces o pendientes con cristales que llegan hasta la clavícula. Esta temporada la mujer Saint Laurent se impregna de un aura de opulencia máxima.

Está claro el mensaje que quiere transmitir el diseñador. Es hora de relajarse y divertirse, no de una manera decadente, sino de una manera que disfrutemos del presente porque hoy estamos vivos.

XO

Sira

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *