Ayer me salté todos los desfiles de NYFW para escaparme al Arthur Ashe Stadium y disfrutar de la final del US Open entre Djokovic y Medvedev, a lado de una de las personas más importantes… mi hijo.

Querido diario:

La semana pasada se llevó a cabo New York Fashion Week, pero ayer decidí saltarme los desfiles y escaparme a Flushing Meadows para vivir un día muy especial. El domingo 12 de septiembre acompañe a mi hijo, Lorenzo, a vivir su primer partido del US Open, debo decir que no fue ningún partido normal; era la final de singles masculina, un enfrentamiento que se dio entre Novak Djokovic y Daniil Medvedev, un partido que pasó a la historia por todo lo que representaba*. Para mí fue un momento mágico que va más allá de la emoción de estar en el Arthur Ashe Stadium viendo un partido entre dos titanes del tenis, fue la experiencia de vivirlo con mi hijo, quién es un verdadero fanático del deporte de raqueta. Ver su cara de felicidad desde el momento en que salimos del hotel hacia el partido y como disfrutó al borde de su asiento el partido, realmente fue algo que recordaré por el resto de mi vida.

Me desperté muy temprano y desayuné un avocado toast acompañado de tomates cherry y un poco de café. Este día decidí por un outfit súper ladylike, el vestido que escogí fue un Rosie Assoulin en rojo rosa con estampado de flores blancas con moños XL adornando los hombros. ¡Amo este vestido, ya que es perfecto para el día! Cómodo, elegante y sutil, pero al mismo tiempo con edge por la silueta gracias al peplum creado por los volantes en los costados a la cintura (¡Y tiene bolsillos!). Para completar mi look decidí por accesorios clásicos; un collar de perlas de Tiffany & Co que le da ese toque de elegancia atemporal muy al estilo de Audrey Hepburn, mis brazaletes de Cartier y Chopard, un par de sandalias planas que fueran cómodas – en este caso elegí las Roman Stud ballet de Valentino en napa color amarillo canario con maxi studs – y una bolsa Kelly de Hermès en tono amarillo. Este outfit es perfecto porque te permite la comodidad de caminar del área de drop off del Uber hasta tu lugar y estar sentada en el estadio sin perder el estilo. ¡Es un look atemporal!

El Arthur Ashe Stadium se encuentra en Corona Park a 30 minutos en carro fuera de Manhattan. El lugar es increíble, es una mini ciudad en donde encuentras restaurantes, bares, boutiques y miles de actividades relacionadas con el tenis que puedes disfrutar mientras esperas que inicie el juego. El partido estuvo lleno de emociones – cuando estás en el estadio es muy especial ya que toda la gente te contagia de su entusiasmo –, todo el mundo estuvo con los nervios a flor de piel con cada punto que ganaba Medvedev o Djokovic. Pero al final, el ruso jugó uno de los partidos más impresionantes que he visto en la historia del tenis. Fue un jugador fantástico que logró dominar el partido, tuvo 9 Match Point y al final logró su sueño de ganar su primer título de Grand Slam. Probándose así un verdadero campeón al derrotar a uno de los jugadores más grandes de la historia del tenis.

El día de ayer fue sencillamente especial, fue la mejor forma de cerrar una semana increíble. Me encanta Nueva York en septiembre, la ciudad se convierte en un torbellino de eventos que celebran lo mejor de la cultura, deporte, moda y arte. ¡Pero para mí la cereza del pastel fue vivir dos días increíbles a lado de mi familia!

*Tennis History Lesson – Side Note: Este partido era el Grand Slam número 21 para Novak Djokovic que estaba jugando en el año 2021. De haberlo ganado se habría coronado con el Grand Slam (ganar los 4 torneos Grand Slam en un año), un logro que solo el tenista australiano Rod Laver ha alcanzado. 


Compra el Look

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.