No hay nada más maravilloso que una blanca Navidad. Es por eso por lo que este año mi familia y yo decidimos escapar del calor de Miami Beach y dirigirnos al paraíso invernal de Vail en el bello estado de Colorado. 

Querido diario:

Como ya saben uno de mis destinos favoritos es Vail, no solo es el lugar ideal para esquiar, sino que también es un pequeño paraíso invernal que parece salido de una película navideña perfecto para pasar el holiday season. Por estas razones decidí venir a disfrutar de los últimos días del año en esta maravillosa ciudad, Vail es un poblado que cubre de un velo mágico cada día. Sus paisajes nívea son maravillosos, las cabañas parecen estar hechas de jengibre en vez de madera, los árboles cubiertos de nieve y sus calles alumbradas con luces navideñas que parecen ser miles de estrellas centelleantes.

Durante los últimos 7 días hemos disfrutado y nos hemos divertido al máximo. El sábado me tomé un tiempo y mi esposo y yo tuvimos un date night, esos momentos en los que estamos solos se han vuelto invaluables y los atesoro muchísimo. Desdé el domingo cada día hemos ido a disfrutar de las pistas de esquí, la verdad es que mi hijo el mayor no deja de practicar y ¡lo hace como un profesional! He disfrutado de varios platillos deliciosos, como mejillones, ensaladas con queso, tomates cherry y rúcula, grilled cheese con tomate y de postre unas deliciosas fresas cubiertas de chocolate. Sin duda esta semana ha estado llena de momentos maravillosos rodeado de las personas que más amo, sí, ha hecho frío, pero nada que una buena chamarra o abrigo no pueda arreglar.

El viernes 24 de diciembre disfrutamos de una excelente noche familiar en casa, todo el día nevó –30 horas seguidas para ser exactos – por lo que las vistas a la montaña desde nuestras ventanas se veían totalmente blancas y decidimos no salir para nada. Jugamos un rato billar, uno de nuestros pasatiempos favoritos, después nos relajamos frente a la chimenea para entrar en calor mientras tomamos una taza con chocolate caliente. Realmente fue un lazy day pues después de terminar nuestro chocolate nos recostamos para una siesta y recargar pilas antes de nuestra cena de Nochebuena. Para cenar nos reunimos toda la familia en el comedor y degustamos una deliciosa cena con pavo, puré de patatas, jamón glaseado y vegetales asados. Para cerrar nuestro delicioso menú tuvimos de postre galletas de jengibre y tarta de manzana que acompañamos con otra taza de chocolate caliente. El final perfecto para uno de los días más maravillosos que pasé con mi familia.

Para esta ocasión – la cena – decidí llevar un atuendo cómodo que reflejaba mi holiday joy & spirit.  Elegí un conjunto de cárdigan y mini falda de lana de mohair con estampado de leopardo en combinación rosa sandia y negro, ambos de Dolce & Gabbana, unas medias negras de Wolford y para completar el outfit escogí unos clásicos slingbacks de Chanel en color coral. Este look es perfecto ya que es cómodo, abrigado y la cantidad perfecta de dramatismo que me gusta.

Al siguiente día celebramos la Navidad con la llegada de Santa Claus, a su paso por la casa se comió sus galletas y tomó su leche, sus renos disfrutaron de sus zanahorias y les dejaron costales llenos de obsequios a mis tres pequeños. 

I hope your holiday season was as special as mine!


Compra el Look

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.