Esta semana me escapé unos días a la Gran Manzana para disfrutar de la más reciente edición de New York Fashion Week. Debo decir que este viaje estuvo lleno de emoción, diversión y estilo.

Querido diario:

Una vez más ha llegado esa temporada en la que viajamos por todo el mundo con el objetivo de conocer las nuevas colecciones de los diseñadores más importantes del mundo, desde Nueva York hasta París, pasando por Londres y Milán. Sí, Fashion Month ha comenzado. Participar en este circuito – en el que visitó al menos 3 de las capitales más importantes de la moda – es una tarea ardua. Mucha gente no se da cuenta de la cantidad de trabajo que se debe hacer y se dedica a cada Fashion Week, simplemente ve las imágenes finales, nuestras historias de IG en el desfile de moda y piensa “Oh, eso parece divertido”. No me malinterpreten, está lleno de momentos de diversión y alegría, pero también es agotador.

Llegué a Nueva York el domingo por la noche, después del vuelo estaba exhausta por lo que me fui directo a mi hotel. En esta ocasión me quedé en The Peninsula Hotel ubicado en Fifth Avenue, debo decir que fue una excelente opción. Cuando estás lejos de tu casa lo mejor es encontrar un lugar que te haga sentirte en casa, y The Peninsula es la opción perfecta. Como cualquier otro día de New York Fashion Week, mi mañana comenzó muy temprano, me desperté alrededor de las 6 am – lo mejor de estar en la Gran Manzana son las vistas espectaculares que tienes desde tu ventana – y decidí empezar a prepararme. Después de tomar un suntuoso baño comencé mi rutina obligatoria de cuidado de la piel. Disfruté de un delicioso desayuno, ordené de mis lugares favoritos en Nueva York, Joe & The Juice. En esta ocasión disfrute de su Acai Bowl 2.0 con granola, chía, fresas, bayas de goji y plátano. También ordené un shot de jengibre y un shot de cúrcuma, para incrementar mis defensas contra el clima. Mientras terminaba de desayunar llegó mi Glam Squad. En esta ocasión decidimos un maquillaje con delineado cat-eye y acentos en tonalidades durazno para que combinara con el look que había elegido, para el cabello optamos por una messy ponytail

Mi look para el desfile de Carolina Herrera estaba ¡amazing! Era un vestido corte de sirena – de su colección Spring 2022 – con estampado a rayas naranja pálido sobre blanco con falda plisada y detalle de volantes en los hombros y flores de tela, lo combiné con unas sandalias en ante naranja y PVC con el logotipo “Carolina Herrera” en cursiva y un collar de cuentas de plexiglás blanco; todo de Carolina Herrera obviamente. Como bolsa lleve una Kelly en blood orange de Hermès, la adorne con uno de los labiales de clásicos de la firma con tapa Lovewins que funciona como charm. ¡Ame mi atuendo, la combinación perfecta entre la elegancia del Upper East Side y el espíritu latino!

Salí de mi hotel con dirección al desfile de Carolina Herrera. Llegué justo a tiempo – el tráfico en Manhattan siempre es horrible – pero debo decir que valió la pena correr para llegar. La colección estuvo hermosa, de verdad que Wes Gordon ha logrado capturar toda la esencia de la elegancia que es Carolina Herrera y plasmarla en diseños vanguardistas llenos de vida y alegría. Después del desfile fui con mi equipo a crear un poco de contenido para mis redes sociales, unos videos y unas fotos. Regresé al hotel a descansar un poco y recargar energías y finalmente en la noche salí a cenar a Nusr-Et Steakhouse. Me encanta comer aquí, en esta ocasión ordenamos un Istanbul steak y un onion flower, dos platillos must para cualquier comensal que visite el restaurante.

Finalmente decidí regresar al hotel a descansar. Este 14 de febrero fue un gran día, pero debo decir que sí me sentí un poco down porque en 15 años es el primer Día de San Valentín que no pasó a lado de mi esposo. Pero pronto podremos celebrar juntos.

XO

Sira

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.