Un recorrido por uno de los barrios más emblemáticos de Miami. La Pequeña Habana es un paraíso en donde la cultura caribeña de Cuba cobra vida a través de su comida, colores y personas. 

Querido diario:

El día de hoy decidí aventurarme e ir a la Pequeña Habana. Este vibrante barrio de Miami siempre ha sido uno de mis lugares favoritos. Los colores, la comida, la gente, me encanta todo de este lugar. Cada rincón de esta zona celebra la cultura cubana. La Pequeña Habana es perfecta para disfrutar de una tarde en Miami.

Me encanta llegar a la calle Ocho, el corazón del barrio. Aquí encontramos increíbles opciones culinarias que nos dan a probar un pedazo de los mejores sabores de la comida cubana. Mi favorito es Café La Trova, de los chefs Michelle Bernstein y David Martinez, en donde disfruté de unas exquisitas croquetas y un refrescante mojito. Después caminé sobre Calle Ocho admirando los comercios, el street art de los murales, la energía de la gente, las esculturas de gallos que se encuentran a lo largo del camino y finalmente llegué al Paseo de la Fama, la versión de la Pequeña Habana del Hollywood Walk of Fame donde encontramos nombres de celebridades como Celia Cruz, Thalia y Gloria Estefan. Luego, decidí comprar un cono de helado en la legendaria y deliciosa heladería Azucar Ice Cream Company.

Una vez que el sol empezó a bajar este barrio se convierte en el sitio ideal para una cita romántica. Me encontré con mi marido afuera del legendario Tower Theater Miami, donde disfrutamos de lo mejor del cine latinoamericano. Después continuamos la noche con una cena en Sala’o, que cuenta con una deliciosa variedad de mariscos, cócteles clásicos con ron y música en vivo para bailar al son de ritmos latinos como salsa, cumbia y rumba. ¡La perfecta manera para terminar la noche!

Para el día elegí un outfit inspirado en los colores de la Pequeña Habana. Un traje de dos piezas de Jacquemus en tonalidad rosa mexicano. Para acompañar el look lo combiné con un top en un tono naranja neón que iba a la perfección con mis sandalias de tacón alto en cuero de Prada. Para protegerme del sol y complementar el look elegí unos lentes de sol tipo cat eye en color blanco de Valentino.

Compra el Look

Para la noche, un total look en negro fue la opción ideal. Decidí cambiar los shorts por pantalones y combinarlos con una blusa en seda negra, agregué una mascada XL de seda con estampado barroco de Versace y unos lentes para dar ese toque extra de glamour hollywoodense.

Como dice Celia Cruz, la vida es un carnaval. ¡Hay que reír, gozar, disfrutar y qué mejor manera de hacerlo que con el look perfecto!

Compra el Look

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.