Hay ocasiones en que debemos detenernos y respirar. Una manera perfecta para hacerlo es pasar un día en casa rodeado de la familia, sin distracciones, trabajo ni preocupaciones, solo disfrutar.

Querido diario:

Hoy te quiero contar de un día que realmente disfruté mucho. Después de unas semanas muy ocupadas – viajes, trabajo, eventos – decidí quedarme en casa y disfrutar todo el día con mis pequeños. Fue un día tranquilo pero que de verdad necesitaba eso, un día sin preocupaciones, lleno de risa y diversión. ¡Un work detox!

Empecé el día preparándome un desayuno sano, corté unas fresas y las combine en un bowl con unos arándanos, les puse un poco de queso cottage orgánico, mi favorito es el de Good Culture por su sabor y textura. Después decidí arreglarme, para esta vez opté por un look chic pero que fuera cómodo y cozy. Combine unos pantalones de lana tipo palazzo en tono amarillo miel de Bottega Veneta, un suéter de punto de intarsia en color porcelana con motivos de naranjas al frente con acentos en verde y naranja en el cuello, puños y dobladillo de Casablanca con unos clásicos slingbacks de Chanel en tono rosa fresa. Una vez lista hice un rápido smoothie run a Raw Jūce, donde ordené mi batido favorito para comenzar la mañana.

Después regrese a casa para comenzar Family Time. La primera actividad que hicimos fue para sacar nuestro lado más artístico, me puse mis lentes de ver para comenzar a dibujar. Me encanta este tipo de actividades que fomentan que los pequeños utilicen su imaginación y creatividad. Después hice una pausa ya que me llegó un pequeño regalito de Sisley, en esta ocasión recibí la base Phyto-Teint Nude, el rubor en crema Phyto-Blush Twist en tono Papaya, dos labiales Phyto-Lip Twist – un Rosy Nude y un Soft Berry –, dos Phyto-Eye Twist, uno en tono Taupe y el segundo en Rose Bronze y dos delineadores. Sin duda una muy grata sorpresa, como niña chiquita me puse a probar los tonos en mi piel y debo decir ¡que los amo!

Como saben Oreo, nuestro teddy bear yorkie y nuevo integrante de la familia, ha estado enfermo desde que llegó. Y le hemos estado administrando antibióticos y medicinas, en la última visita resulta que padece de asma, por lo que le estaremos dando algunas inyecciones. Así que después de mi makeup and beauty break tuve que ponerme a darle sus medicinas al pequeñín (realmente espero que mejore pronto, los mantendré al tanto de cualquier cambio). Aproveche la oportunidad y jugué un poco con Oreo, antes de ir a sorprender a mis hijos con un pequeño regalo que les compre. Mis hijos son fanáticos del slime por lo que adquirimos varias opciones de Dope Slimes, jugamos con ellos y experimentamos el aroma de cada uno – me sorprendió como el Whipped Coffee MemoryDOUGH slime realmente huele a café. Jugamos un rato más oliendo cada uno de los slimes antes de recoger y ordenar para ir a descansar. En ese momento decidí ir al spa (just kidding!), no lo que pasó es que Roberta me dio un pequeño masaje, un pequeño momento de mommy and daughter bonding. Y debo decir que estuvo perfecto, realmente me relajé y fue la manera perfecta de cerrar un día con mis dos pequeños reyes y mi princesa.

Finalmente los llevé a la cama, les puse sus pijamas y los acosté. Puede parecer que no hicimos muchas actividades, pero fue un día muy agotador, lo disfruté mucho, pero me cansé. Antes de empezar mi ritual de belleza nocturno decidí ver que me había llegado de Mugler – fue un body de manga corta en color amarillo neón y unos leggings con inspiración en el automovilismo en una combinación de colores negros, nude y amarillo neón – me súper emocioné y ¡no pude resistirme a probármelos!

Sin duda un día muy gratificante, me encanta pasar tiempo con mis hijos. Siempre termino con una sonrisa de oreja a oreja después de estar con ellos. La perfecta manera de hacer un work detox es con la familia.


Compra el Look

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.