No importa la hora, puede ser mañana, tarde o noche, pero disfrutar de unos instantes en la alberca es sencillamente mágico. La mejor manera de pasar los últimos días de verano es a lado de la piscina. 

Querido diario:

No hay mejor forma para recargar energías que pasar un día junto a la piscina, recostarse a tomar el sol, disfrutar de un rico cóctel o sumergirse en el agua y flotar. Todo esto crea el momento perfecto para cerrar un verano ideal. El próximo lunes nuevamente comienzan las clases en las escuelas y con esto se marca el fin de las vacaciones (para los que tenemos hijos claro está) y el regreso a la realidad. ¿Qué mejor manera de disfrutar los últimos días de verano que al lado de la alberca y simplemente relajarnos?

Pero no por ser un momento de paz y tranquilidad significa que no debemos vernos perfectas y lucir nuestros mejores atuendos. Lograr el outfit perfecto para estar cerca del agua puede ser complicado, pero no imposible, bien planeado puede ser uno de los looks más impactantes de la temporada. Encontramos dos vertientes al momento de elegir qué vestir para pasar el día al lado de la piscina. Y la manera de decidir cual seguir es respondiendo a la siguiente pregunta ¿vas a nadar un rato o no?

Si la respuesta es sí, entonces la manera de elegir tu look debe de girar en torno al traje de baño. Es esencial escoger uno con el que te sientas cómoda y sexy tanto al momento de saltar a la piscina o mientras te acuestas para un baño de sol. En lo personal esta temporada me he inclinado a llevar trajes de baño de dos piezas y que mejor tono que un azul eléctrico metalizado que refleja los rayos del sol para definir la silueta. Acompañe este bikini con un par de lentes de sol vanguardistas y mi bolsa de rafia favorita del momento de Prada.

Por otro lado, si prefieres simplemente sentarte a lado de la alberca, tomar el sol y relajarte, tu vestimenta debe de ser un poco diferente e incluir más accesorios para reflejar tu personalidad. Para este look yo optaría por llevar una camisa con estampado tropical en tonalidades verdes y debajo un crop top blanco que contraste con unos shorts fucsia. Decidí combinarlo con unas sandalias de tacón en color rosa chicle metalizado, un sombrero tipo bucket hat de Loewe con estampado floral, una bolsa Baguette de Fendi (un clásico atemporal), unos lentes de sol blancas estilo cat-eye y mi accesorio favorito mi iPhone.

Todo lo bueno debe llegar a su fin, y el verano no es una excepción. Así que coge tus gafas de sol más nuevas, la bolsa de rafia más genial que tengas, un traje de baño espectacular y sal a la alberca antes de que se ponga el sol.

Compra el Look

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.