El primer día de New York Fashion Week fue un torbellino de emoción. Citas, almuerzos y desfiles formaron parte de nuestra agenda de la mañana, mientras que las noches estuvieron llenas de glamorosas fiestas.

Querido diario:

La semana pasada viajé a Nueva York para conocer las colecciones de Primavera 22 de los diseñadores. Hace más de un año, 18 meses exactamente, de mi último Fashion Week presencial. Durante 5 temporadas los diseñadores presentaron sus nuevos diseños a través de mini filmes de moda, presentaciones digitales y muchas formas nuevas y creativas. Pero para esta temporada los desfiles presenciales están de regreso y como siempre la primera parada del circuito de la moda es la Gran Manzana.

Prepararse para Fashion Week siempre es un caos, necesitas ser muy crítico al empacar tus maletas y tener muy bien planeados los looks que vas a usar en cada evento y llevar piezas extra por cualquier imprevisto o fiesta de última hora que no tengas contemplada en tu agenda. Volé de Miami a Nueva York el martes 7 de septiembre, para despertar muy temprano, fresca y con energía para el primer día de New York Fashion Week.

El miércoles 8 de septiembre me levanté muy temprano, realmente no había sentido tanta emoción por un Fashion Week en mucho tiempo, creo que el no haber experimentado uno hace poco realmente me creó euforia y expectación como nunca. Lo primero que hice fue ordenar room service – pedí un tazón de fruta de bayas y fresas, un toast de aguacate con queso fresco acompañado de arúgula, un vaso de jugo natural de toronja y un café – un desayuno ligero pero completo que te da energía. Tan pronto como terminé mi última taza de café, una repentina oleada de nervios invadió mi cuerpo, una sensación tan familiar pero que no había sentido en mucho tiempo, New York Fashion Week había comenzado.

Desempaqué todas mis maletas (traje más de cinco) y, como de costumbre, toda mi ropa no cabía en los armarios de la habitación, así que decidí transformar la sala de estar de la suite en un walk in closet. De esta manera es más sencillo ver toda la ropa que tenemos, y aunque ya tengamos cada look planeado, a lo mejor hacemos un ligero cambio de accesorio o zapatos antes de salir del hotel. El día de hoy tenía algunas reuniones temprano y presentaciones de algunas marcas, por lo que mi outfit debía de ser cómodo y permitirme “correr” por la ciudad.

Mi primer look no por ser cómodo debía de ser aburrido, así que elegí piezas en tonalidades vibrantes que resaltan contra la Jungla de Concreto de Manhattan. Combiné una blusa en tono iris de Balenciaga con un pantalón high waisted en amarillo oro de Bottega Veneta, para completar el look decidí llevar una clásica bolsa Boy de charol en color durazno pastel de Chanel, un par de pumps en verde neón eléctrico y un cinturón en durazno neón de Saint Laurent. Este atuendo es perfecto para el día, y además muy adecuado para robar las cámaras de los fotógrafos al salir de una pasarela o mientras vas caminando a la próxima cita en algún showroom

Después de mis citas decidí hacer un break e ir a comer algo (una burrata con tomates y aceite de oliva y un toast de queso con trufas) antes de regresar al hotel para arreglarme y cambiarme para mis compromisos en la noche. Al llegar a mi habitación me encontré con una súper sorpresa por parte de Bulgari. Para asistir a la fiesta para celebrar el lanzamiento de la última colección B.zero1 me mandaron un juego de aretes, anillos en oro con diamantes, collar y dije en oro de la colección. ¡Realmente ame cada una de estas hermosas piezas!

Para el segundo look del día decidí dar un giro de 180º en los colores mi atuendo y opté por un vestido blanco de manga larga en silueta A con aires setenteros, detalle de moño en el cuello y botones en color negro para contrastar. Combine con unas medias y un par de sandalias de tacón alto negras con cristales y perlas. La bolsa elegida para la noche fue mi Serpenti Forever en piel napa rojo Amaranth Garnet con cadena, este pop of color es perfecto y además combina con mis signature lips en rojo. Finalmente completé mi atuendo con mis nuevas adquisiciones B.zero1 de Bulgari.

La primera parada de la noche fue en Le Bain – uno de los nightclubs más famosos e icónicos de Manhattan – ubicado en el piso 18 de The Standard Hotel y con vistas de 360º a la ciudad. Fue el lugar correcto para celebrar la nueva colección de Bulgari disfrutando de música a cargo de Paul Sevigny. Una de las sorpresas de la noche fue el live performance de Chloe x Halle, quienes nos puso a bailar a todos los invitados (la guest list incluía a Irina Shayk, Lily Aldridge y Eiza Gonzalez, entre otros). Desafortunadamente no pude quedarme a terminar de ver el espectáculo ya que tenía un compromiso del otro lado del río. Rápidamente cruce desde Meatpacking District hasta Brooklyn, en donde se estaba llevando a cabo la fiesta de inauguración de la exposición Christian Dior: Designer of Dreams en el Brooklyn Museum. Después de unos minutos en el carro que sirvieron para relajarme, llegamos a nuestro destino. El evento estuvo increíble, la exhibición es una retrospectiva de la maison francesa y cuenta con más de 250 piezas de los archivos de Dior de los diferentes directores creativos, desde Yves Saint Laurent y Marc Bohan hasta Raf Simons y Maria Grazia Chiuri, pasando por Gianfranco Ferré y John Galliano. Disfruté de la bella historia de Christian Dior mientras compartía con amigos y conocidos.

¡Una noche de ensueño y la perfecta manera de dar inicio a New York Fashion Week!

Compra el Look

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.