Una metrópoli llena de vida, color, sabor y energía. Tan pronto como pongas un pie en Tokio, quedarás deslumbrado e impresionado por esta vibrante ciudad que nunca se detiene. 

La capital de Japón es una de las ciudades más interesantes y emocionantes para visitar. Sus calles están llenas de impresionantes rascacielos que se alzan hasta las nubes, pero a un lado de estos titanes de acero podemos encontrar templos antiguos y santuarios milenarios. Es una ciudad donde se respira una energía revitalizante y al mismo tiempo un sentimiento de calma. Tokio es un lugar donde la vanguardia colisiona con la tradición.

Al igual que un organismo vivo, Tokio está en constante cambio y evolución. No es posible que visitemos en un solo viaje todas las maravillas que esconde.  A primera vista y para los viajeros primerizos la ciudad puede ser abrumadora, pero es un lugar más amable y agradable de lo que imaginas. Desde el trayecto inicial del aeropuerto Narita hacia la ciudad podemos apreciar su majestuosidad, el paisaje lentamente se transforma de campos de arroz y casas con techo de tejas hacia almacenes y edificios de concreto. Un viaje metafórico de la ciudad, en donde el pasado da vida al futuro.

Tokio es un fascinante caleidoscopio que logra cautivar todos nuestros sentidos. Pero como en cualquier ciudad hay ciertos sitios que debes de visitar. Aquí una breve guía de viaje con algunos de los lugares imperdibles de Tokio.

¿Dónde hospedarse?

Tokio ofrece una variedad de opciones para hospedarse. Desde hoteles elegantes que ofrecen lujosas amenidades, relucientes torres con habitaciones de cinco estrellas o maravillosos hoteles boutique. Aquí encontrarás el hotel perfecto que se adapte a tus necesidades y gustos.

Aman Tokyo: Un paraíso en medio de la ciudad. Este hotel se ubica entre los pisos 33 y 38 de la Torre Otemachi. El espacio es una verdadera obra maestra arquitectónica, de la mente de Kerry Hill, en donde el minimalismo de la decoración crea un verdadero templo de tranquilidad. Este hotel te robará el aliento desde el momento en que sales del elevador y te encuentras en medio del lobby con ventanales de 30 metros de alto con vistas al Palacio Imperial.

Hoshinoya Tokyo: Este espacio es un espejismo quimérico ya que es un alojamiento tradicional japonés, conocido como Ryokan, en el corazón del distrito de Ōtemachi. Es como entrar en un santuario, al momento de cruzar la puerta te olvidas del bullicio de la capital. Con elementos clásicos de un Ryokan como tatami cubriendo cada superficie, pantallas de papel shoji y muebles minimalistas de madera, este hotel es perfecto para sumergirse en la cultura japonesa.

¿Dónde comer?

La escena gastronómica de Tokio es simplemente fuera de este mundo. Técnicas y recetas que han pasado de generación en generación. Con más de 160,000 restaurantes, un récord mundial, Tokio es un edén para nuestras papilas gustativas. Desde restaurantes con estrellas Michelin hasta pequeños locales de streetfood con tan solo espacio para cuatro comensales.

Kaikaya by the Sea: Un pequeño restaurante en el barrio de Shibuya, es recomendable hacer reservación – pues este lugar no tiene muchas mesas – y la mejor hora para ir es la cena. Un delicioso menú elaborado por el propietario y chef Teruyuki Tange que consiste principalmente en pescado entregado directamente del mar. Sin duda una parada obligatoria para los amantes del sushi tradicional, un must del menú es su helado de flor de cerezo.

Été: Podría decirse que este es el restaurante más exclusivo de Tokio, no solo porque su fachada carece de cualquier señalización ni porque solo cuenta con una mesa de mármol para 6 personas, sino porque la lista de esperas es enorme. El menú de fusión japonesa-francesa es creación de la superestrella culinaria Natsuko Shoji. Tartar de pez bonito sobre verduras y caviar o blanquillo con escamas crujientes en caldo de almejas, cada uno de los platillos es un deleite para el paladar.

¿Dónde tomar un drink?

Lo que sea que busques desde un club nocturno hasta un speakeasy lo encontrarás en esta ciudad. Carismáticos pubs en Shibuya, sitios de karaoke en Roppongi o las calles de la zona de Golden Gai con sus pequeños bares y estrechas calles. Tokio es una ciudad que cobra vida al caer la noche con sus letreros de neón, cócteles de categoría internacional y locales eclécticos.

Zoetrope: Un templo para los amantes del whisky, este pequeño lugar se encuentra escondido en un callejón de la zona de Nishi-Shinjuku. Con una iluminación tenue el pequeño local para no más de 12 personas ofrece una experiencia íntima para una degustación de whisky japonés. Atsushi Horigami, dueño y bartender, ha creado un paraíso con más de 300 botellas de whisky local, algunos tan raros que ya no están a la venta.

The New York Bar: Un cliché turístico, pues este lugar es conocido porque es donde se desarrolla la escena en donde Bill Murray y Scarlett Johansson se conocen por primera vez en la película Lost in Translation. Este bar ofrece una carta con un amplio rango de clásicos cócteles – Cosmos, Martinis, Manhattans – en un sofisticado y lujoso ambiente con música de jazz y espectaculares vistas de la ciudad.

¿Dónde ir de compras?

El mundo del high fashion se mezcla con el estilo urbano en las calles de la ciudad. En Tokio las marcas de lujo coexisten con diseñadores locales emergentes y leyendas de la moda japonesa. Aquí las boutiques no son solo tiendas sino espacios en donde la arquitectura del edificio es una obra de arte que alberga lo mejor de la moda internacional.

Dover Street Market: Esta concept store ubicada en Ginza fue creada por Rei Kawakubo y alberga diseñadores japoneses vanguardistas como Comme des Garçons y Junya Watannabe a lado de marcas locales como A Bathing Ape, Sacai y Visvim, al mismo tiempo que firmas europeas como Alaïa, Louis Vuitton y Gucci. Un nirvana para los amantes de la moda que refleja el panorama global de lo que es el nuevo lujo.

Toro: Esta pequeña boutique tiene una de las mejores curadurías de piezas vintage de Tokio, y el mundo. Ropa, bolsas, zapatos y accesorios de diferentes épocas son hermosamente exhibidos creando un ambiente moderno que da un refresh a las piezas vintage. Todas las prendas que encontramos están en las mejores condiciones y son de la mejor calidad, el perfecto lugar para comprar un tesoro único.

¿Qué visitar?

Como mencioné más arriba, la ciudad es inmensa y no es posible que la conozcamos toda en un solo viaje. Si es tu primera vez en Tokio, te recomiendo que te quedes con los sitios turísticos. Tomate toda una mañana para conocer el Jardín Nacional Shinjuku Gyoen, con más de 58 hectáreas de extensión este jardín botánico cuenta con una impresionante colección de flora de todo el mundo.

Otro día visita el templo budista Senso-ji, para evitar las largas aglomeraciones de gente ve lo más temprano posible. A unas cuadras de ahí encontrarás el Tokyo Skytree – la torre más alta de la ciudad – el spot ideal para admirar Tokio desde las alturas. Para los amantes del arte son imperdibles el Yayoi Kusama Museum y el National Museum of Modern Art.

Visita el barrio Harajuku, donde podrás deleitarte con los coloridos establecimientos y la ecléctica mezcla de locales y turistas. Ninguna persona puede irse sin visitar la intersección más transitada del mundo en Shibuya Crossing. Los fanáticos del anime y los videojuegos vayan al Pokémon Center Mega Tokyo y dense una vuelta por el Robot Restaurant, donde disfrutaran de un espectáculo único en el mundo.

XO

Sira

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.