Con 100 años de vida y una colección homenaje, Iris Apfel es la mujer más creativa y longeva de la industria de la moda. Celebramos su creatividad y audacia para crear looks que combinan marcas de lujo con tesoros encontrados en mercados de pulgas.

El estilo inconfundible de Iris Apfel se ha creado a base de looks capaces de combinar todo tipo de colores y estampados, una estética inconfundible que ha logrado cautivar -e inspirar- a todo aquel que la vea. Como decoradora de interiores, supo convertirse en empresaria e ícono de moda; incluso, en 2005 su colección de ropa fue parte de una gran exposición en el MET de Nueva York.  Desde entonces, ha sido portada de diversas revistas y protagonizado campañas para marcas como M·A·C o &Other Stories. El pasado mes de agosto, cumplió 100 años y lanzó, junto a H&M, una colección que homenajea el singular estilo de la mujer más creativa y longeva de la industria de la moda.

La socialité neoyorquina comenta que se volvió asidua a la moda desde los 11 años, cuando compró su primer complemento. “Soy una niña de La Gran Depresión, no teníamos mucho dinero. Nadie lo tenía. Y cuando conseguías un poco, aprendías a gastarlo sabiamente”, ha mencionado. Nació en los años 20 en La Gran Manzana, su mamá era dueña de una boutique y su papá tenía un negocio de importación. Al casarse con Carl Apfel comenzó a construir su imperio de interiorismo, creando la marca Old World Weavers, llegando a asesorar a nueve presidentes estadounidenses, incluyendo a Truman y a Bill Clinton.

“De pronto me he convertido en una estrella geriátrica. Mi marido y yo nos reímos mucho con la situación. He estado haciendo esto toda mi vida y ahora me encuentro con montones de revistas, sobre todo europeas, que están escribiendo sobre mí. ¡Pero yo no estoy haciendo nada distinto a lo que he hecho durante los últimos 70 años!”, declaró en algún momento la pionera del arte del mix & match. Una verdadera aficionada en comprar piezas y tesoros en los mercados de pulgas y combinarlas con prendas de marcas como Dior, Versace o Lanvin. Sus looks de diseñador contrastados con collares africanos y pulseras de Marruecos son su sello personal.

Una coleccionista infatigable que no se logra adaptar del todo a las nuevas tecnologías: “quien me quiera, puede encontrarme por teléfono. El correo electrónico y los móviles sólo han hecho torpe y aburrida a la gente joven. Ya no saben cómo hablar y comunicarse”. Y añade: “De hecho no me gusta lo moderno. Las tendencias vienen y van. Me gusta la ropa atemporal, lo simple, lo que puedas llevar mucho tiempo, aunque actualmente todo es de usar y tirar”. Un ídolo personal que celebra la individualidad y se divierte con la moda, ¡a seguir festejando -y admirando- a Iris por muchos años más!

XO

Sira

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.