Un color clásico y atemporal, que posee una versatilidad única. El blanco es el máximo símbolo de buen gusto, un total look en esta tonalidad otorga aires de elegancia y chicness a cualquier mujer.

Existe una frase muy famosa en inglés que dice así “No White After Labor Day”, estás se empleaba como una regla de etiqueta y estilo que nos dictaba que no debíamos de usar ropa en color blanco después del primer lunes de septiembre, Labour Day en los Estado Unidos. El origen de esta frase no se conoce, pero se cree que fue una regla de estilo creada por la élite en el siglo XIX. Una regla que se creó para hacer distinción entre los nouveau riche y aquellas familias que siempre han sido parte de la aristocracia. La regla dicta que una vez acabado el verano era impropio utilizar prendas en color blanco o hueso ya que no era una tonalidad otoñal, y este color solo era permitido en las casas de verano o descanso. De esta manera aquellos que usaran blanco en otoño o invierno no formaban parte de la exclusiva high society.

Pero esta regla es actualmente obsoleta, pues en la actualidad el color blanco es atemporal y no se deja de utilizar una vez que cambian las estaciones. Un claro ejemplo de esto es la cantidad de looks blancos que vimos en las pasarelas de las colecciones de Otoño 21, desde Nueva York hasta París pasando por Londres y Milán. Sin duda esta tonalidad es muy versátil y un básico que puede combinarse con diferentes tonalidades, pero llevar un total look blanco es algo espectacular. El blanco denota pureza, tranquilidad y nuevos comienzos, y un atuendo níveo en su totalidad transmite todos estos sentimientos, pero al mismo tiempo podemos jugar con las prendas, siluetas y textiles para crear looks llenos de sensualidad y vanguardia.

Para crear un outfit all-white podemos ver los desfiles de Otoño 21 para inspirarnos. Por ejemplo, vemos la propuesta de Maria Grazia Chiuri para Dior – un vestido midi en encaje blanco súper naïve – o en el otro lado de la balanza encontramos un vestido más audaz y lleno de sensualidad en la colección de Giambattista Valli. Vemos trajes sastre con pantalón acampanados en Elie Saab, capas en línea A en Sacai, jumpsuits de cuero en Fendi o chamarras de aviador con shearling en Givenchy, no hay límites para las prendas que se pueden cubrir de esta noble tonalidad. En esta temporada podemos ver prendas con paillettes y cristales bordados – Bottega Veneta y Michael Kors respectivamente – o blusas en faux fur como lo mostró Anthony Vaccarello en Saint Laurent. Bolsas y zapatos no se quedan atrás, Burberry, Tod’s, Valentino y muchas más nos dieron una gran variedad de modelos en color blanco.

Este es uno de mis colores favoritos, lo amo por su facilidad y comodidad. Nos permite resaltar y brillar de una manera sutil. Es un color que me encanta llevar en verano, para esos días en la alberca o cuando nos escapamos a la playa para disfrutar de un clima cálido, pero también es perfecto para un día de otoño en la ciudad. Atrévete a llevar esta tonalidad, puedes optar por un total look o simplemente agregar una prenda o accesorio a tu atuendo. 

Compra la tendencia

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.