Las bolsas han pasado de ser un accesorio a una inversión. Esta temporada busca una bolsa con un tono vibrante, para darle un toque de color y alegría a un atuendo clásico.

Una bolsa puede ser una pieza clave de cualquier look, puede transformar un atuendo aburrido en memorable y uno clásico en atrevido. El universo de las bolsas es extenso y vasto, cada temporada aparece una nueva bolsa que se convierte en el objeto que todas quieren llevar, hay modelos atemporales que tienen lista de espera para poder adquirirlos y otras bolsas vintage que son piezas de colección.

El mercado de las bolsas es uno de los más rentables para las marcas de lujo. Según datos del 2018 el segmento de bolsas de diseñadores de lujo estuvo valorado en $58.3 billones de dólares, y se espera que en 5 años supere los $80 billones de dólares. También es la manera perfecta de capturar la atención de las nuevas generaciones y los consumidores jóvenes. Aquellos clientes con un trabajo y sueldo alto que buscan adquirir productos del universo del lujo.

Por estas razones vemos temporada tras temporada una nueva tendencia y nuevos diseños en el sector de bolsas. Para esta temporada, Fall 21, una de las tendencias más fuertes fueron las bolsas con colores vibrantes y que captan la atención al instante. Una bolsa en un rojo chicle o un rojo fuego pasa de ser un accesorio utilitario a una pieza de conversación. Llevar un total look en una tonalidad neutra – blanco, negro, nude – cambia totalmente al agregarle un tote en azul zafiro. Las bolsas en colores vivos le quitan la monotonía a nuestro guardarropa.

Esta tendencia la vimos presente en muchas pasarelas de diferentes diseñadores alrededor del mundo. Isabel Marant nos propone llevar un clutch XL con fringes en color rojo que contrasta sobre un total look blanco, en el otro extremo encontramos a Balmain, donde Olivier Rousteing presento un mono negro y una mini bolsa en amarillo neón. En la colección de Prada una bolsa en tono uva crea un efecto color block al combinarla con un abrigo en azul cielo. Las bolsas en colores energéticos dejan de ser un complemento más del atuendo y se convierten en piezas statement.

Sin duda esta es una de las tendencias que más amo esta temporada. Me encanta como puedo combinar mi maquillaje – labial y esmalte – con mis bolsas, por ejemplo, una bolsa Serpenti Forever de Bulgari en rojo para generar el perfecto match con el color de mis uñas y labios. Me permite jugar con diferentes tonalidades y crear contrastes en un mismo look como lo hice cuando combiné mi Pouch de Bottega Veneta en amatista con un vestido rojo y suéter en tono canario. O jugar a crear degradados, piensen en un total look negro combinado con una Kelly de Hermès en amarillo y unos guantes Prada en verde pistache.

Las opciones son infinitas, atrévete a invertir en una bolsa de diseñador en alguna tonalidad alegre. De esta manera podrás divertirte creando atuendos que combinan tu personalidad burbujeante y tu pasión por la moda.

Compra la tendencia

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.