Nuestra piel es el órgano más grande del cuerpo, por lo que es importante que lo cuidemos de manera constante. La epidermis es nuestra primera barrera contra el medio ambiente, el polvo, el sol y muchos otros factores, todo esto puede causar estragos en nuestra piel. Debido a los efectos que estos agentes irritantes puedan tener en nuestro cutis es necesario contar con una buena rutina de skin care que nos ayude a regresar nuestra piel a la normalidad y fortalecerla para combatir las consecuencias de los contaminantes externos. Uno de los ingredientes que más nos ayudan a lograr ese objetivo es el pepino.

Los pepinos han formado parte de la dieta alimenticia del humano por más de 3,000 años – su cultivo aparece en la India desde el I milenio A.C. – pero su uso siempre ha ido más allá de un ingrediente para comer, sus propiedades lo convierten en un elemento ideal para rutinas de belleza y cuidado de la piel. Rico en vitaminas, nutrientes y antioxidantes ayuda a mejorar el estado de nuestra piel de una forma natural. Su uso en la cosmética se vuelve casi fundamental, ya sea en cremas, exfoliantes y mascarillas

Hidratación

Entre los componentes más presentes en los pepinos están los polisacáridos que ayudan a retener la humedad en la piel. Además de esto el 96% del pepino es agua, lo que ayuda a que nuestras células reciban este líquido de una fuente natural ayudándonos a hidratar y refrescar nuestro cutis.

Desinflamante

Uno de los trucos más antiguos del cuidado de la piel es el uso de rodajas de pepinos para desinflamar la parte inferior de los ojos, su alto contenido en agua ayuda a refrescar y deshinchar la piel. Gracias a las altas cantidades de Vitamina C y los antioxidantes los pepinos nos ayudan a combatir cualquier tipo de inflamación.

Anti-edad

La cantidad de agua que contiene el pepino ayuda a que la piel se tense y de esta manera restaurar el brillo y aspecto más saludable del cutis. Entre los elementos que encontramos en el pepino están la Vitamina E, ácido cafeico y potasio que ayudan a contrarrestar las líneas de expresión, arrugas, manchas y los efectos del sol en la piel.

Calmar irritación

Los nutrientes que contienen los pepinos ayudan a disminuir los estragos del sol en la piel, el enrojecimiento y la irritación. Los efectos refrescantes del pepino lo convierten en un enfriador natural que nos ayuda a calmar las zonas rojas, resecas y sensibles de la epidermis. Sus vitaminas y antioxidantes también favorecen la disminución de brotes de acné en la piel. 

Limpieza profunda

Los pepinos son una excelente herramienta para limpiar la piel de manera profunda, nos ayuda a reducir la apertura de los poros, elimina el exceso de grasa de manera natural y las grandes cantidades de agua nos ayuda a mejorar la apariencia del cutis. Incorporar algún producto con pepino entre sus ingredientes ayudará a que tu piel esté más limpia y saludable.

Uno de los ingredientes más comunes en los productos de belleza, pero que además es muy fácil de incorporar en preparaciones caseras, por ejemplo, mascarillas, cremas o usando el mismo pepino en su forma natural. Los pepinos son un ingrediente que es apto para todo tipo de tez, no obstante, las resecas son las más beneficiadas. Trata de incorporarlo en tu rutina de belleza y al corto tiempo notarás los beneficios.

XO

Sira

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.