El día de hoy durante Milan Fashion Week conocimos la nueva colección de Prada. Raf Simons y Miuccia Prada nos presentan para la temporada Fall 22 una colección llena de modernismo urbano.

Prada siempre ha destacado por ser una firma en la que la innovación es parte central de todas sus colecciones. Toda esta búsqueda por nuevos materiales, formas de confección y simplemente interés en la tecnología son gracias a Miuccia Prada. La Sra. Prada entró a la firma en los años setenta y desde entonces ha revolucionado no solo a la firma fundada por su abuelo, sino también a la industria de la moda. Con la introducción de materiales novedosos como el nylon en la elaboración de accesorios, bolsas – recordemos la icónica mochila Vela de la firma vio la luz en 1984 – y prendas de vestir, causando revuelo por utilizar un textil cuyos fines eran utilitarios y externos a la esfera del lujo. Desde esa fecha y hasta la actualidad cada una de las colecciones que hemos visto de Prada han llevado la moda dos pasos más adelante, enseñándonos el futuro a nosotros los consumidores y a sus colegas creativos.

Otra de las pasiones que encontramos en la familia Prada es el arte. La casa de moda italiana siempre ha sido una ávida partidaria y mecenas de las artes. Todos conocemos su Fondazione Prada y cómo está se ha convertido en un faro para los artistas jóvenes. Todo este amor por el arte se ha traducido también en cada una de sus colecciones de prêt-à-porter, donde cada prenda es un lienzo en blanco para la creatividad. Toda esta creatividad, originalidad y curiosidad son cualidades que comparte el diseñador belga Raf Simons, quién desde la colección Spring 2019 se convirtió en co-diseñador de la firma italiana. La mancuerna de las mentes creativas entre Miuccia y Raf está haciendo que Prada, una vez más, esté cambiando la manera en que la industria funciona. Tan solo debemos de recordar su presentación de la temporada pasada, una que sucedió simultáneamente en Milán y en Shanghái. Sí, Prada es una de las marcas de las que siempre están pendientes todos los fanáticos de la moda. Durante el segundo día de Milan Fashion Week, la maison fundada en Milano en 1913 nos presentó una colección que es una celebración a la mujer. Pero vamos más allá de celebrar el cuerpo femenino a través de prendas bellamente confeccionadas, aquí Prada nos invita a celebrar la historia, la mente, el talento, nos invita a celebrar a la mujer misma. 

Esta colección está llena de atuendos utilitaristas, prendas cuya funcionalidad es la principal preocupación. Vemos vestidos minimalistas en proporciones XL que funcionan como prenda de vestir y armadura a la vez. Conjuntos de suéteres tejidos con faldas de lana tableadas, abrigos de cuero con influencia masculina y chamarras puffer en tamaño oversize. Una colección llena de prendas genderless y con un claro aire del universo del menswear, pero al igual que las mentes detrás de la colección, las prendas poseen una dualidad. Los atuendos de esta colección nos cuentan la historia de la feminidad moderna, una en la que el uniforme de la mujer no está lleno de elementos frágiles sino al contrario son pequeños escudos y armas para el día a día. Pero esta nueva fortaleza, audacia y rudeza no significa que no exista ese lado femenino, sutil y delicado. Vemos elementos que le otorgan un lado más femenino y delicado a casa prenda, como las lentejuelas bordadas, mesh con cristales, detalles de faux fur, satén metalizado y flores de PVC. Es así como se alcanza ese yin y yang, un balance entre masculino y femenino.

En enero Miuccia y Raf dieron a conocer al mundo el “hombre Prada”, en donde conocimos un nuevo arquetipo de masculinidad, en esta pasarela nos han presentado a su contraparte. “La mujer Prada”, un personaje paralelo al “hombre Prada”, vemos los claros paralelismos en las prendas, los maxi abrigos en cuero que parecen corazas o las siluetas oversize en las cuales los modelos se sumergen. Si esta relación no quedó clara con la estética de la ropa de la colección, la pasarela lo hizo evidente. El mismo escenario con la ligera modificación del tono de la luz del túnel. Puede que la elección de usar el mismo escenario que en su colección Fall 22 de menswear resida en la visión de sostenibilidad de la firma, pero me gusta pensar que también es un mensaje que nos habla de la igualdad de género. Hombre y mujer son iguales, por eso es por lo que la vestimenta cada vez es más homogénea. Prada nos está hablando del futuro, de las necesidades de nuestra sociedad a través de sus colecciones. Y eso es lo que debe ser la moda, no una mera pieza de tela sino un discurso que refleje a nuestra comunidad.

XO

Sira

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.