Alessandro Michele nos sumerge en un mundo de fantasía para conocer la colección Fall 22 de Gucci. Durante el tercer día de Milan Fashion Week la firma italiana una vez más nos ha cautivado.

Gucci es una de las firmas más antiguas de Italia. Fundada en Florencia en 1921 por Guccio Gucci la casa de modas logró el éxito gracias a su know-how del mundo de la peletería, sus bolsas y accesorios de cuero conquistaron a las altas esferas de la jet-set internacional poco tiempo después de abrir sus puertas en la famosa Via della Vigna Nuova. A lo largo de su historia Gucci ha logrado introducirse en el colectivo popular más que ninguna otra firma de lujo. Elementos como las bolsas con asa de bambú, los mocasines de cuero italiano, los cinturones tricolor y el monograma de las G entrelazadas; son símbolos mundiales de sofisticación, exclusividad y lujo. Gucci es una firma cuyo legado y herencia le han dado las bases para ser el gigante que es hoy, esas bases son elegancia, sofisticación y exuberancia.

Desde su fundación hasta la actualidad la firma italiana ha tenido diversas encarnaciones, en los 90, bajo la visión de Tom Ford, vimos un Gucci lleno de sensualidad y prendas que emanaba sexualidad y erotismo. Después a principios del milenio Frida Giannini presentó una mujer llena de elegancia y glamour, una era en la que el negro fue remplazado por estampados y la sensualidad sigue presente, pero de una manera más discreta. Finalmente, en el 2015 Gucci entra en su más reciente época dorada liderada por Alessandro Michele. Bajo el diseñador romano Gucci entró en una nueva era en la que el romanticismo reemplazó la sensualidad, las colecciones están plasmadas de una melancolía a décadas pasadas y simplemente cada una de las prendas posee una cualidad poética de ensueño. Alessandro Michele ha tejido un mundo onírico en el que habita Gucci, uno que ha logrado expandirse por todo el mundo y ha enamorado a cada uno de nosotros.

Hemos atravesado el espejo hacia un país de las maravillas. Un mundo en el que nada es lo que parece y la realidad desaparece. Para Alessandro eso representan los espejos, un mundo de posibilidades infinitas. Para el creativo un espejo no es un reflejo de la realidad sino una oportunidad de soñar, y es esa misma idea la que Alessandro Michele quiere transmitir con las prendas de Gucci. Sus colecciones pretenden ser un escape hacia un mundo de fantasía.

Entre espejos reflectantes y luces cegadoras las modelos desfilaron mostrando la última entrega de la gran ópera que es Gucci. una colección llena de glamour y exuberancia, un espíritu de celebración y actualidad fue transmitido por cada una de las prendas que vimos hoy en Milán. Chaquetas adornadas con cristales, piezas de punto, vestidos de lentejuelas y blusas transparentes, cada uno de los looks estuvo cargado de esa singularidad que Alessandro ha infundido a la casa de moda florentina.

La colección estuvo llena de Guccismos que se han convertido en la identidad de la firma. Encontramos los trajes con siluetas oversize en lana y con bordados multicolor. Maxi vestidos en satén o seda con influencias eduardinas e isabelinas, tonalidades metálicas que aportan un aire de la era disco y prendas que nos recuerdan a la moda Mod. También descubrimos el lanzamiento de la última colaboración de la firma italiana, en este caso con la firma deportiva alemana Adidas. Esta nueva dupla ha dado como resultado una fusión de estéticas casuales, de diseño atemporal y ese espíritu juvenil que se ha convertido en sinónimo de cool. La pasarela fue una mezcla de momentos en la historia de la moda, diferentes estéticas fundidas en un solo look, en una sola colección. Quiero pensar que Gucci ha creado un mundo en donde el tiempo se ha detenido y es simplemente una gran fiesta en la que toda la gente cool y chic de cualquier año convergen y disfrutan. Gucci es una celebración a la vida y la belleza.

Ame cada uno de los atuendos que vimos en esta pasarela, pero definitivamente los más memorables son el abrigo de faux fur que sobre un bodysuit nude con encaje negro, medias de encaje, botas de cuero en color azul eléctrico, boina de cuero y maxi gafas de sol. Un look lleno de sensualidad y sofisticación, dentro de este mismo universo de new sexy encontramos el outfit de faux fur con detalles de patent leather rojo, blusa con ilusión de bralette negro y falda de cuero. Ambos nos hablan de esta mujer intelectual y culta pero que al mismo tiempo se apodera de su sexualidad y no teme mostrarla. 

Alessandro Michele ha convertido cada una de las presentaciones de la firma en una experiencia sensorial, cada uno de sus desfiles envuelven a los espectadores transportándolos a una realidad alterna. Es en este Gucciverse en donde existen cada una de sus creaciones, un lugar lleno de magia en donde las hermosas prendas confeccionadas en los ateliers de la firma te permiten transformarte y ser quien quieras ser.

XO

Sira

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.