Los últimos desfiles de la Semana de la Moda en París están teniendo lugar para despedirnos de los días más ajetreados, pero también los más inspiradores. Tanto Schiaparelli como Giambattista Valli presentaron colecciones que toman referencias en el arte, de los surrealista a lo sublime. 

La colección primavera / verano 2022 de Schiaparelli se basó, una vez más, en el amor de Elsa Schiaparelli por lo surrealista. Al igual que con las entregas anteriores de Daniel Roseberry, las estrellas de la colección de esta temporada fueron los accesorios, con modelos que presumían de pecheras enchapadas en oro y colgantes con incrustaciones de joyas. Incluso las bolsas estaban adornadas con ojos brillantes y rasgos de labios voluptuosos. 

Borrar las fronteras entre el hombre y objeto ha sido la clave de la firma, prueba de ello es el arte en las uñas que estaban bañadas en oro y en otras modelos eran extensiones pintadas en rojo lacado, todo obra del artista Huberte Cesarion. Cómo saben, uno de mis accesorios favoritos son los sombreros, y Schiaparelli mostró unos que imitaban las siluetas de los rostros de las modelos o les cubrían por completo muy en la estética del artista René Magritte. 

La estética surrealista de Elsa Schiaparelli nos recuerda que más es siempre más. Cuanto más atrevidas se han vuelto sus creaciones dignas de alta costura, más grandes son los deseos de las celebridades en llevarlos. “La gente viene a nosotros como una alternativa a las casas de lujo masivas”, dijo Roseberry. “Están buscando algo realmente fuerte”. Así que eso fue lo que precisamente presentó el día de hoy en los salones de Place Vendôme, los cuales estaban organizados por habitaciones, uno de ellos era el de bijoux. 

Entre mis favoritos está un bolero inflable de cuero negro y un cinturón a juego, así como una parka inflable, con válvulas de aire; un vestido de punto entallado con detalles en relieve imitando al famoso vestido “costilla” de Salvador Dalí; y bra de cono a la Gaultier. También los vestidos cóctel me encantaron, tenían mucha reminiscencia en las creaciones de alta costura de la casa, incluidos un par de vestidos en seda negra con drapeados y que llevaban gargantillas de oro a juego.

Para cerrar este review del día, no podía dejar de hablar de Giambattista Valli quien presentó en el impresionante Musée d’Art Moderne de Paris. La colección para Primavera / Verano 2022 es una obra de arte en sí misma. La paleta de colores brillantes y pasteles resalta maravillosamente los bordados y estampados florales, que nos transportan instantáneamente a un fresco día de primavera casi salido de un cuadro de Matisse. 

Amé las minifaldas y vestidos en blanco roto, rosa chicle y verde menta, todos llenos con volantes y tules, que transmitían una feminidad muy coqueta adecuada para un picnic de primavera, una fiesta de jardín o una boda de día. La sastrería elegante y la combinación de colores, celebran la importancia de divertirse sin sacrificar el atractivo de una prenda magníficamente confeccionada. 

Todas las piezas tienen mucho movimiento gracias a los volantes, tules y plumas; sin importar si son maxi vestidos o en su versión mini se sienten juveniles, frescos y optimistas. De mis favoritos fueron un vestido largo hasta el suelo con tirantes finos, en color coral y lleno con volantes, también un minivestido en rosa pálido y rojo contrastado en un estilo más minimalista y de estética sixties con aberturas precisas y muy sexies. Además de los vestidos más de fiesta o cóctel, hubieron varios chalecos de tweed, blazers, blusas bordadas y conjuntos sastre de faldas y pantalones, ideales para llevarlos en el día a día. 

En definitiva, la visión romántica de Giambattista es acorde con la primavera y el verano, recordándonos cómo un poco de bordados florales y colores pastel pueden transportarse instantáneamente a un cálido día al aire libre. Una propuesta que me encanta por glamourosa y femenina.

XO

Sira

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *