Dulce, delicioso y crujiente, así es una de las tradiciones más clásicas de Thanksgiving. Estoy hablando de la tarta de manzana, este postre es un must de esta celebración y aquí les dejo una receta fácil de hacer.

Ninguna cena de Thanksgiving está completa sin una deliciosa tarta. Hay miles de opciones de este delicioso postre, puede ser de plátano, frutos rojos, nueces, lima y muchos más. Pero la corona se la lleva la tarta de manzana. No hay nada más clásico que una tarta de manzana, el olor a canela, el sabor dulce y la crujiente masa, nada más escribiendo esto vienen a mi mente miles de deliciosos recuerdos.

Hay una expresión en Estados Unidos que dice “as American as apple pie”, y ha sido parte del léxico desde los años 20. Este postre se ha convertido en un símbolo americano y siempre está presente en las mesas de cada familia desde California hasta Nueva York y Texas hasta Detroit. Pero si vemos la historia encontraremos que la tarta de manzana realmente no es un platillo estadounidense. Este delicioso platillo tiene sus orígenes en Inglaterra y cuenta con influencias culinarias de la cocina francesa y asiática. Pero creo que debemos de analizar esa frase desde un punto de vista en la que no hablamos del platillo per se como un invento de la cocina estadounidense, sino como la representación de los pilares y la base detrás de la grandeza de Estados Unidos, es un platillo en la que diferentes culturas y naciones se entrelazan para crear algo maravilloso y delicioso. Así que la frase “as American as apple pie” es tan cierta como decir “que el cielo es azul”.

Independientemente de su procedencia es el postre por excelencia para disfrutar el próximo jueves como parte del festín de Acción de Gracias. Para mi es imposible terminar una deliciosa cena de Thanksgiving sin una rica y dulce rebanada de tarta de manzana. Y hay muchas pastelerías muy buenas para adquirir una tarta de manzana para las fiestas, pero a mí me encanta preparar un rico apple pie en mi casa – desafortunadamente no siempre puedo, pero cuando tengo tiempo no pierdo nunca la oportunidad – y llenar todo mi hogar con ese delicioso dulce olor a manzana, canela y azúcar. Ese aroma es sencillamente espectacular y crea un mood hogareño y festivo único.

Hay varias maneras de llevar a cabo una tarta de manzana, recetas con diferentes ingredientes y formas de hacer el postre. Pero aquí les dejo una sencilla receta con pasos simples para preparar una clásica tarta de manzana.

Clásica tarta de manzana

Ingredientes:

  • 500 gramos de masa de hojaldre.
  • 8 a 10 manzanas
  • 1 limón
  • Mantequilla
  • 1 o 2 huevos batidos
  • Azúcar
  • Harina
  • Canela
  • Sal

Instrucciones:

  1. Toma tu masa de hojaldre – puede ser comprada o puedes aventurarte a hacerla desde cero – divide a la mitad y colócala en una superficie seca con un poco de harina.
  2. Con un rodillo aplana una mitad hasta alcanzar una superficie cuadrada de aproximadamente 20 cm de cada lado. Repite lo mismo con la otra mitad de masa.
  3. Envuelve una mitad de la masa de hojaldre en el rodillo y después pásala a un molde redondo para hornear. Envuelve la otra mitad alrededor del rodillo para después utilizar como tapa de la tarta. Introduce ambas al refrigerador mientras haces el relleno de la tarta.
  4. Después de lavar las manzanas pela cada una. Puedes utilizar un cortador de manzana o manualmente primero corta a la mitad cada manzana, quita el corazón y corta en rodajas gruesas.
  5. Coloca en un recipiente de cristal todos los pedazos de manzana.
  6. Corta el limón a la mitad y exprímelo sobre las manzanas. Revuelve para que el jugo de limón se esparza a cada pedazo de la fruta. 
  7. Ahora en el recipiente con las rebanadas de manzana agrega ¾ de taza de azúcar, ¼ de harina previamente cernida, una cucharada cafetera de canela y media cucharadita de sal. 
  8. Mueve las manzanas para que los ingredientes se mezclen y cada pedazo de manzana esté cubierto de los demás elementos.
  9. Una vez bien mezclados pasa las manzanas a nuestro molde con nuestra masa y coloca los pedazos de manzana en forma de montaña. El jugo que quedó en el refractario de cristal viértelo sobre las manzanas.
  10. Corta en cubos 30 gramos de mantequilla sin sal y colócalos encima de las manzanas.
  11. Barniza los bordes de la masa con un poco de huevo para darle un poco de color a la masa.
  12. Ahora toma tu segunda masa y colócala sobre el monte de manzanas, asegurando que los bordes de la tapa queden parejos con los bordes de la masa de la base. Con un cuchillo remueve el exceso de masa siguiendo el borde del molde.
  13. Ahora con los dedos pellizca la masa de los bordes para crear pequeñas “V”.
  14. Barniza toda la superficie de la masa de la tarta con huevo para darle brillo. Asegúrate de cubrir uniformemente todo para que no haya variación de color y toda la tarta quede de una tonalidad dorada.
  15. Espolvorea un poco de azúcar al gusto sobre la tarta.
  16. Con un cuchillo haz 6 pequeñas rajadas en la superficie de la tarta.
  17. Introduce en el horno previamente precalentado a 230 grados Celsius y hornea por 20 minutos. Después baja la temperatura a 180 grados Celsius y hornea por otros 50 minutos.
  18. Deja reposar por 4 horas antes de cortar y servir.

Si sigues esta sencilla receta lograrás sorprender a tus invitados con un delicioso y clásico postre estadounidense. Una tarta de manzana es la manera perfecta para cerrar una noche con la familia, una rebanada de tarta acompañada de una bola de helado de vainilla es el epítome de un abrazo fuerte, lleno de amor y cariño. ¡Bon appétit!

XO

Sira 

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.