Un universo lleno de poder, sensualidad y enigma así fue la colección Primavera 22 de Saint Laurent. Anthony Vaccarello una vez más cautivó a todos con sus siluetas ultra femeninas y chic.

Un desfile de Saint Laurent siempre es sorprendente, desde la locación hasta el espectáculo, más que una pasarela parece ser un concierto de proporciones enigmáticas. Después de algunas temporadas por fin la legendaria marca francesa está de vuelta en la Ciudad de la Luz, y debo decir que las cosas vuelven a sentirse normales. Desde 2018 Anthony Vaccarello decide que el telón de fondo de sus colecciones iba a ser la icónica Torre Eiffel, “Quiero contar la historia de Saint Laurent, de París, nada más profundo que eso”, y ha logró su objetivo con cada colección, cada una de ellas enaltece la legendaria herencia de Yves Saint Laurent y su mente creativa.

Para Yves Saint Laurent las prendas de vestir deben de hacer sentir a la mujer fuerte, poderosa y segura de sí misma, él mismo lo dijo “Chanel liberó a las mujeres y yo las empoderé” y hay miles de ejemplos que respaldan estas palabras. Los diseños de este genio creativo derribaron las barreras de género al incluir prendas masculinas en el guardarropa de la mujer, infundieron la manera en la que las mujeres se vestían con un aura de sensualidad que exaltaba a la mujer no desde un punto de vista masculino sino de una manera divina y grandiosa. Y es este mismo espíritu de sensualidad, poder, libertad y orgullo que vemos reflejado en la colección Primavera 22 de Saint Laurent. 

La Fontaine du Trocadéro una vez más se transformó para ser la pasarela de la firma. Podemos ver la energía y fuerza de la musa del diseñador, cada uno de los atuendos me hizo recordar a la enigmática Grace Jones, inmediatamente el icónico poster del álbum Nightclubbing Record Tour de la cantante en 1981, donde vemos a Jones portando un saco con hombreras negro y un cigarrillo en la boca, vino a mi mente. Esta imagen nos transmite fuerza, sensualidad, poder y femineidad, todos elementos que están arraigados en el ADN de Saint Laurent. Desde los leotardos en colores joya – zafiro, amatista, rubí – hasta la silueta de los sacos con sus pronunciadas hombreras o el vestido de cuero con mangas oversize son clásicos del estilo que popularizó Grace Jones en los ochenta y noventa. Y no es extraño pues Grace Jones representa a la perfección la mujer Saint Laurent, una mujer fuerte, sin temores y auténtica. Y es exactamente ese mood el que transmiten las piezas de esta colección, nos hablan de una mujer multifacética y tenaz.

Cada uno de los atuendos de esta colección es la personificación perfecta de la femme fatale, una mujer fuerte que se aventura al mundo del hombre y triunfa, que utiliza su sexualidad y se apropia de su feminidad para conseguir lo que desea. Es esta imagen de mujer la que vimos desfilar en la pasarela de Saint Laurent para la temporada Primavera 22.

¡Estoy enamorada de toda la colección! Primero, tenemos que hablar de los jumpsuits que caminaron por la pasarela, son impresionantes (¡quiero uno de cada color que hay!). La forma en que se envuelven alrededor del cuerpo de la mujer, los colores electrizantes – azul, morado, rojo, negro, blanco – y el drapeado que complementa la silueta de la mujer, los hacen prendas perfectas para enaltecer la belleza natural. Otro look que llamó mi atención es el vestido en tono naranja eléctrico con hombreras y mangas XL que crean una silueta oversize, la combinación con las joyas en tonos zafiro, plata y dorado elevan este atuendo a un nivel de elegancia y glamour único. Amó el traje sastre de dos piezas con maxi botones dorados y pantalón acampanado, un atuendo moderno de esa mujer enigmática y poderosa de los noventa (debo decir que la combinación con los guantes de cuero rojo hace de este look uno muy memorable).

También pudimos ver cierta influencia e inspiración española en la colección, no solo a través de la música que escuchamos mientras las modelos caminaban en la pasarela sino también en elementos que vimos en las piezas de la colección. Como los estampados florales en los monos o las rosas XL que adornaban los catsuits negros, claras referencias a la cultura flamenca. O la mascada con estampado de lunares negros sobre blanco que nos recuerda a la cultura vasca y su pasión por el baile y la vida. Y es que esta pasión forma parte de Saint Laurent, esta alma libre, aventurera y que disfruta al máximo.

Una colección que está llena de referencias al pasado pero que están tan bien interpretadas que a veces nos resulta muy difícil captarlas a primera vista; pero es a través de una silueta, un esmoquin o un estampado que encontramos el alma de Yves Saint Laurent. Cada look de la colección Primavera 22 de Saint Laurent es la encarnación de una mujer segura de sí misma, cosmopolita y sexualmente liberada, que no tiene miedo de mostrar su verdadero yo.

XO

Sira

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *