Te enfrentas a un vuelo de muchas horas y lo único que piensas es en los daños que ocasionará a tu cutis. Los aviones pueden afectar negativamente en tu piel, dejándola deshidratada, hinchada e irritada, pero hay manera de dar batalla y continuar con tu rutina de skincare, aún en las alturas. 

Los aviones y aeropuertos tienen el molesto hábito de deshidratar la piel. ¿La razón? Las cabinas tienen niveles realmente bajos de humedad, lo que significa que la piel se deshidrata. Tenemos que conseguir una botella de agua extra antes de abordar para estar bien hidratados, justo antes de despegar. Para evitar los estragos del viaje hay muchos productos maravillosos como aceites hidratantes e incluso bebidas que debes de tomar antes de subirte a un avión. Aquí te paso los mejores tips para continuar con su cuidado incluso a miles de pies de altura. 

Es muy importante preparar la piel antes de salir de viaje, lo mejor es limpiarla con un producto ligero y luego aplicar un sérum nutritivo, puede ser en aceite. Después, agrega un hidratante mucho más potente para que retenga las reservas de agua de tu piel. Es esencial no llevar maquillaje durante el vuelo o desmaquillarse en cuanto estés embarcando. El ambiente en los aviones es demasiado seco y la piel sufre, ahora imagínate con los poros tapados de maquillaje. Hidrata la piel antes del vuelo con un buen aceite facial, incluso puedes hacer uno casero con la siguiente fórmula: 30 ml de aceite de aguacate, rico en ácidos grasos esenciales y vitaminas A, E, D y K; 10 gotas de aceite de lavanda, que te ayudará a relajarte durante el viaje; y 10 gotas de aceite de jazmín, súper reparador e hidratante. Puedes re-aplicarlo en la cabina, y para vuelos largos, que sea cada tres horas. 

También sirve que nos preparemos de adentro hacia afuera. Antes de abordar, puedes tomar un poco de agua con vinagre de manzana, o un poco de jugo de limón y jengibre, más una cucharada de miel orgánica. Esta maravilla de bebida ayuda a prevenir la hinchazón y sube tus defensas. ¡Tómalo antes del vuelo y verás la diferencia! Uno de los errores más frecuentes es aplicarse mascarillas de tela durante el vuelo, hay que evitarlo, ya que contienen ingredientes que absorben la humedad y hace que nuestra cara se vea aún más deshidratada. Es mejor beber agua, no aplicarla. 

Ayuda a tu piel refrescándola al aterrizar, ella no sabe que estás de vacaciones y se va a enfrentar a nuevas temperaturas, fluctuaciones de humedad, niveles de contaminación e incluso, cambios en la dureza del agua. Hay que prepararla al llegar a nuestro destino con un tónico facial que le va a dar una sensación de frescura y bienestar. ¡Por fin llegaste! Instalada y lista para salir. Sin importar tu lugar de destino y su clima, siempre debes de tener protector solar para cuidar de tu piel.

Recuerda que el daño solar va más allá del bronceado. Además de tu protector solar, es importante evitar el sol en su punto más alto entre el medio día y las tres de la tarde, es ahí donde produce mayor daño en la piel. Con estos consejos podrás disfrutar de viajar mientras cuidas de tu piel. ¡Más millas no deben impactar sobre tu piel!

XO

Sira

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.