Un lienzo en blanco que nos permite volver a soñar en un mundo lleno de optimismo y brillo. La colección de Primavera 22 de Sportmax es una fantasía nívea con ligeros brochazos de color.

Para presentar los nuevos diseños de la colección Primavera 22 Sportmax decidió crear un gran almacén completamente en tono blanco, una pasarela que funcionó como una página blanca que nos da la oportunidad de empezar de cero y escribir un futuro de infinitas posibilidades. 

La colección titulada “The Anatomy of Silence”, es una hermosa metáfora que la marca logra plasmar a través de prendas de vestir. Durante el desfile hubo un momento en el que la música de fondo que acompañaba a las modelos se quedó en silencio y escuchamos la siguiente frase “Silence and love, are the only translatable languages. Silence and love, are the only untranslatable languages”, y me gusta pensar que es una frase que hace referencia a la idea de un idioma universal, un idioma que creo es posible de expresar a través de la vestimenta. Es a través de las prendas que elegimos llevar que comunicamos al mundo quienes somos, qué demostramos nuestra personalidad y todo esto lo hacemos sin decir una sola palabra. Al igual que el silencio y el amor – dos conceptos que todo el mundo conoce – la ropa es un medio de comunicación que le habla a todos sin importar de donde somos. Pero es ahí donde entra la segunda oración de la frase, a pesar de que nuestra vestimenta para nosotros comunica algo no necesariamente comunica lo que queremos. Creo que este es el objetivo de la colección de Sportmax, tomar algo simple como un pedazo de tela y transformarlo en algo cuyo significado sea más profundo y nos genere una emoción.

Y es que eso fue lo que sucedió con esta pasarela, el primer sentimiento que tuve al entrar y enfrentar este gran espacio blanco fue de grandiosidad. En ese momento, en ese desfile, por ese instante formé parte de algo más grande y que al mismo tiempo compartí con personas de todo el mundo. Sensaciones que normalmente solo logras sentir en este tipo de shows, un concierto, un estadio o una pasarela. 

En medio de este espacio “vacío” pudimos ser testigos de las hermosas prendas creadas por los costureros del atelier de Sportmax. Su colección de Primavera 22 fue un hermoso ballet de modelos que flotaban al son de la música acústica, un desfile que más que pasarela parecía una danza entre el sonido y el movimiento de los textiles, un show en donde los sentidos de la vista, tacto y oído se entremezclan. El algodón y lino transmutan en vestidos vaporosos de acabados desenfadados lo que crea una estética natural y orgánica, como piezas que parecen no estar terminadas, pero al mismo tiempo estos detalles les otorgan una belleza única. Lo impresionante de la colección es que cada look nos invita a tomar un momento y realmente apreciar la confección de la prenda, el tiempo y la cantidad de trabajo invertido en cada una es asombroso. 

Me encanto la evolución de la colección y la historia que se cuenta a través de la paleta de color, donde la base de prendas off-white y nude son contrapuestas con algunos outfits en tonalidades vivas como fucsia, verde lima o lila, como pequeños flashes del pasado o futuro. Cada uno de estos pop of color realmente lograron robar mi aliento, ame el vestido midi drapeado de manga larga en tono lavanda (la cereza del pastel fue ver a la mexicana Krini Hernandez llevando este look en pasarela). Otro de los outfits que me encanto fue el vestido en satén negro que estaba cinchado en la cintura creando una silueta que asemejaba el capullo de una flor. Por último, el rumper de manga larga con detalle globo en los brazos en fucsia eléctrico será un must de mi armario para la próxima temporada.

Sportmax ha sabido plasmar la grandeza y la magnificencia del silencio y traducirlo en una de las colecciones más enigmáticas y bellas de la temporada. Es una carta de amor escrita con tela e hilo.

XO

Sira

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *