Para el regreso a los desfiles presenciales, el diseñador japonés reflexiona a través de las claves que han marcado su estilo: las referencias minimalistas así como a la historia del teatro. Su show fue muestra de sofistificación y versatilidad entintada en negro. 

Una de las presentaciones que más me gustan durante PFW es la de Yohji Yamamoto. Sus desfiles siempre son muestra clave de su maestría de confección y sastrería. Es increíble ver como la creatividad japonesa es capaz de transformar un little black dress en toda una colección y un verdadero statement de estilo para la nueva temporada. Con 77 años de vida, Yamamoto llevó al minimalismo deconstruido a un nuevo nivel y a empujarnos a nosotros mismos a idear soluciones bajo una misma premisa. 

Para comenzar, todos los looks que presentó fueron en negro, lo cual, a mi gusto suma puntos de elegancia, versatilidad y comodidad ya que puedes llevarlos 24/7 así como en cualquier situación. Además, los looks presentados estaban coordinados con zapatos planos de aires masculinos, lo qué me terminó por enamorar. Yohji Yamamoto regresó al salón de fiestas del Hôtel de Ville y nos llevó a una reflexión sobre lo que significa adentrarse en su estética y genialidad. 

Las líneas minimalistas, asimétricas y deconstruidas que nos heredaron los diseñadores japoneses a partir de los años 80s, son sin duda, una de las mayores aportaciones a la estética actual. Y prueba de ello es la continuación que hoy le dio Yamamoto para su entrega SS22. Vestidos en telas tejidas en fino punto en donde solamente un tirante, un drapeado, un escote o unas mangas hacían la diferencia. Habían vestidos de diferentes alturas, desde gowns hasta minis pasando por midis. 

Entre la estampida negra destacaron algunos vestidos camiseros y otros más con inspiración de trench coats. Estos últimos fueron mis favoritos: estructurados, con una sastrería impecable y un gran sentido de estilo. También me encantaron las referencias hacía lo punk que se extendían desde los peinados hacía algunos vestidos que presentaron “brochazos” en pintura plateada. Otros highlights que marcaron el desfile fueron las estructuras circulares que se dejaban ver por debajo de los vestidos que cerraron la pasarela y las modelos regalando flores a algunos de los invitados. Sin dudarlo, Yamamoto sabe cómo alejarse del ruido de PFW para presentar una de las colecciones que más resuenan en los corazones de los que amamos la moda.

XO

Sira

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *