Meditar siempre ayuda a iniciar un nuevo día, y en este caso, un nuevo año. 

Es bien sabido que la meditación trae beneficios, tan importantes como reducir el estrés a largo plazo y generar mejoras en el sistema inmunológico. Cuando finalizamos un ciclo es muy importante hacer un balance y reflexionar sobre lo que dejamos atrás. Y por supuesto, recibir la nueva época con la mejor energía. Te dejo una meditación para que puedas llevar esta práctica de vivir en el presente y abrirle lugar a manifestaciones positivas para tu vida. Es una gran manera de comenzar este 2022. ¡Disfrútalo! 

Para comenzar, ten a la mano dos hojas de papel y un lápiz. Te puedes sentar en un jardín o en un lugar que encuentres tranquilo y cómodo. Prende una vela o un sahumerio. Deja que tu pecho se encuentre más abierto, de manera receptiva, llevando los hombros para atrás. Cierra tus ojos y comienza a enfocar tu atención en la respiración: mira como el aire entra y sale de tu cuerpo. Intenta retomar la atención a tu respiración cada vez que se vaya, con esto, calmarás tu cuerpo y mente. 

Luego, respira tres veces: inhala y exhala por la nariz. Si tus pensamientos se guían hacía el futuro o el pasado, trae de nuevo tu respiración al presente. Una buena manera de dejar pasar los pensamientos es contemplarlos como si fueran nubes, déjalos ir. Con los ojos cerrados, imagina una puerta y repasa cada uno de sus detalles: su textura, de qué está hecha, su color, tamaño, cómo son sus herrajes. Gira tu cuerpo hacia atrás, cómo si quisieras voltear a tu 2021 y repasa todo lo que en él aconteció; no escatimes en solo recordar lo bueno o lo malo. Todo nos sirve. 

Ahora, abre los ojos y divide una hoja en dos columnas. En un lado escribe todo lo positivo de tu año y en el otro, las desagradables. En la misma hoja escribe la palabra “gracias” y enlista todo lo aprendido, todo aquello que experimentaste y que te ayudó a crecer. Quema la hoja y libérala en un lugar donde pase el agua o entierra las cenizas, con ésto cerrarás simbólicamente el 2021. Cierre de nuevo tus ojos y vuelve a visualizar esa puerta maravillosa, pero ahora sin el peso que ya te quitaste de agradecer y soltar lo del año pasado. 

Abre esa puerta e ingresa, es el 2022. Ya dentro, pregúntate: ¿Qué quiero ver, escuchar, sentir en 2022?, ¿Qué tipo de vínculo quiero tener conmigo mismo y con los demás?, ¿Qué valores quiero sentir diariamente?, ¿Qué me fue útil del 2021 para tenerlo como recurso?, ¿Cómo quiero sentirme física, mental y emocionalmente?, ¿Qué tendría que pasar para ser mi mejor versión?, ¿Qué 5 microacciones puedo hacer para alcanzar eso que quiero en 2022?. Anota estas respuestas en tu hoja extra y escribe hasta arriba: “Lo que quiero para mi en 2022”. Para finalizar, manifiesta, visualiza, sueña y decreta ese nuevo espacio que mereces. Recuerda, que lo que crees, lo creas. ¡Muy bendecido 2022!

XO

Sira

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.