Las bolsas originalmente creadas para cubrir la necesidad de llevar las cosas evolucionaron hasta convertirse en símbolos de lujo. Los noventa vieron el nacimiento de un nuevo término, It Bag.

Una bolsa es uno de los accesorios más buscados y utilizados por mujeres de todo el mundo. La bolsa de una mujer le permite llevar sus objetos bajo un manto de privacidad, pero al mismo tiempo es una manera de reflejar su personalidad y decirle al mundo que tipo de mujer es. A lo largo de la historia hemos visto miles de bolsas aparecer en el mercado, pero solo algunas han logrado coronarse con el término It Bag.

A finales del Siglo XIX la moda femenina vio la introducción de un nuevo accesorio, la bolsa. Anteriormente no había existido la necesidad de que una mujer usara una bolsa debido a que sus vestidos tenían bolsillos escondidos bajo las faldas que les permitían llevar todas las cosas esenciales para cuando salieran de casa. Conforme la moda fue evolucionando la silueta de las prendas de las mujeres se hicieron más estilizadas y esto impidió que se llevaran bolsillos en los vestidos. Las primeras bolsas se llamaban reticule y era un pedazo de seda con un cordón que permitía cerrarlo y cargarlo por las damas de sociedad en sus muñecas. Originalmente no bien vistas pues era el equivalente de llevar tu ropa interior expuesta, pero con los cambios generados por la facilidad de viajar gracias a los trenes y la Primera Guerra Mundial las bolsas se convirtieron en una necesidad.

En los primeros años del Siglo XX las bolsas se transformaron de aquel pequeño morral de seda a accesorios de cuero con asas y un pequeño broche. Este nuevo diseño fue todo un éxito, pues permitió a las mujeres cargar más cosas durante sus salidas. Rápidamente marcas de maletas y baúles de viaje, como Louis Vuitton, vieron una oportunidad de un nuevo mercado y empezaron a fabricar bolsas que cumplieran las necesidades de la mujer de la época.

En 1935 vimos la aparición de una de las bolsas más icónicas de todos los tiempos la Kelly de Hermès – renombrado en 1956 en honor a la Princesa de Mónaco, Grace Kelly – era un claro ejemplo del estilo de bolsos populares de la época. Durante los años 50 Gucci y Chanel revolucionaron el mundo de las bolsas con los lanzamientos de sus modelos Jackie y 2.55, respectivamente.

Durante las próximas décadas vimos el nacimiento de diferentes bolsas que, gracias a su diseño, funcionalidad y a quienes las llevaron conquistaron el mundo de la moda. Piensen en la Birkin de Hermès (1984), la backpack de nylon de Prada (1984) y la Lady Dior de Christian Dior (1995). Cada una de estas bolsas se convirtieron en sinónimos de estatus, lujo y estilo. Pero a pesar de ser tan deseadas estas bolsas aún no existía el concepto de la It Bag.

El concepto de It Bag es uno que aparece a finales de los 90, un término que se refiere a una bolsa que tiene un allure de exclusividad y la funcionalidad pasa a segundo plano. En 1997 Silvia Venturini Fendi diseñó la que se considera la primera It Bag, la Baguette. Esta pequeña bolsa pochette se ajusta perfectamente bajo el brazo y solo permite llevar aquellos objetos esenciales. Se rumora que en el primer año del lanzamiento se vendieron más de 100,000 bolsas Baguette de Fendi. Pero ser una It Bag va más allá de la popularidad y ventas que una bolsa pueda tener, para describirlo no hay mejores palabras que las de la periodista y escritora Plum Sykes “Una It Bag solo es una It Bag si es poco probable que la poseas”. Y a finales del milenio pasado y primera década de este vieron aparecer bolsas que alcanzaron este estatus.

Baguette de Fendi

Creada en 1997, esta bolsa ha tenido más de 1,000 interpretaciones en diferentes colores, tejidos, bordados y adornos. Esta bolsa alcanzó fama internacional después de hacer una aparición en las manos de Carrie Bradshaw en Sex and the City. Hoy es una de las bolsas más reconocidas y buscadas de la firma romana.

Saddle de Dior

En el 2000, bajo la dirección creativa de John Galliano, Dior lanzó la bolsa Saddle. Inspirada en las sillas de montar de los caballos esta nueva bolsa con su particular y moderna forma se colocó como la favorita de celebridades como Paris Hilton, Courteney Cox y Sarah Jessica Parker. Un objeto del deseo para cualquier mujer.

City Bag de Balenciaga

Un año después (2001) vio el nacimiento de una nueva bolsa que cautivó al mundo. Originalmente solo un prototipo que el Director Creativo Nicolas Ghesquière regalo a 25 de sus amigas supermodelos, Kate Moss entre ellas, adquirió una popularidad inimaginable. Esto obligó a Balenciaga a producir la bolsa y ponerla a la venta para suplir la demanda.

Graffiti (2001) y Murakami (2002) de Louis Vuitton

Marc Jacobs durante su época en la marca decidió invitar a diferentes artistas para que intervinieran el clásico monograma de Louis Vuitton. Las bolsas eran una fusión entre arte y moda, y el resultado fueron bolsas que conquistaron al mercado. Modelos clásicos de la firma – Pochette, Alma o Speddy –eran codiciados por todos.

Paddington de Chloé

Para 2004 Phoebe Philo lanzó la bolsa Paddington, pero por primera vez decidió estratégicamente regalarla a celebridades. Este movimiento de mercadotecnia convirtió a esta bolsa en una de las más fotografiadas y generó un incremento en las ventas de esta. Fácil de reconocer por su diseño esta bolsa alcanzó un estado de culto entre las fashionistas.

Reissue 2.55 de Chanel

En 2005 Karl Lagerfeld decidió relanzar el clásico modelo 2.55 de Chanel para conmemorar el 50 aniversario de la bolsa. Con su diseño minimalista, versátil y clásico se posicionó como la bolsa del momento. Nuevas generaciones se vieron atraídas gracias a su elegancia discreta y simbolismo de lujo eterno, abriendo así un nuevo mercado para la firma parisina.

PS1 de Proenza Schouler

Jack McCollough y Lazaro Hernandez en 2008 crearon una bolsa que ellos consideraban ser la antítesis de lo que el término “It Bag” representaba. Esta bolsa tipo Satchel era práctica, durable y discreta. Pero gracias a estas cualidades llamó la atención de celebridades de todas las edades y al poco tiempo se convirtió en la bolsa más buscada del año.

Luggage de Céline

Durante el 2009, a un año de su ingreso a Céline, Phoebe Philo diseñó la bolsa Luggage. Esta bolsa era el epítome de sofisticación y cool. La diseñadora quería crear una bolsa versátil, pero al mismo tiempo elegante para la mujer moderna. Sus adeptos amaron esta nueva bolsa y en un corto tiempo la vimos en las manos de todas las mujeres alrededor del mundo.

Muchas de estas bolsas que fueron el furor en su momento siguen siendo la obsesión de los consumidores, y muchas otras han sido relanzadas en recientes años. Así como las que encontramos en esta lista hay otras bolsas que pueden ser consideradas It Bag, por ejemplo, la bolsa Stam de Marc Jacobs, la Alexa de Mulberry, la 360 de Valentino o la Roady de Yves Saint Laurent. Todas bolsas que eran anheladas y requerían de estar en lista de espera para poder adquirirlas.

Actualmente los rápidos ciclos de la moda y las modas pasajeras han ocasionado que sea difícil que una sola bolsa domine una temporada y mucho menos un año entero. Si le sumamos a esto el hecho de que la industria de las bolsas es una de las más lucrativas lo que obliga a las marcas a sacar cada vez más opciones para atrapar a los consumidores, el término de It Bag desafortunadamente ha quedado como un vestigio de una era pasada.

XO

Sira

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.