Un día más en la Ciudad del Amor, amor por el arte y la cultura, amor a la moda y la perfección. Una fantasía hilvanada que cobra vida a través de las colecciones de Alta Costura Otoño 21. 

El día de hoy fuimos testigos de la creatividad de cada uno de los diseñadores mediante sus colecciones de Alta Costura Otoño 21. Con diferentes visiones lograron llevar la Alta Costura a nuevas esferas en donde las prendas de vestir se convierten en medios de expresión de la cultura e identidad de la persona que los diseña y lleva. 

Balenciaga

Conocido como el “Rey de la Moda”, Cristóbal Balenciaga es una de las estrellas más prominentes en el panteón de la Alta Costura. Sus creaciones son inspiración para muchos diseñadores actuales ya que cada uno de sus diseños estaba adelantado a su época, dándoles una atemporalidad única. La casa Balenciaga desde el fallecimiento de su fundador ha pasado por diferentes directores creativos, pero Demna Gvasalia ha logrado combinar su estilo subversivo con la herencia de la maison para crear una estética que se siente clásica, pero a la vez moderna, elegante pero vanguardista.

Esta es una de las colecciones más esperadas, en enero de este año la firma anunció su regreso a la semana de la Alta Costura. Una noticia que generó emoción y al mismo tiempo intriga por saber cuál sería el resultado del Balenciaga por Demna Gvasalia en el mundo de la Alta Costura. Hoy obtuvimos finalmente la respuesta, la colección de Alta Costura Otoño 21 de Balenciaga rinde homenaje al fundador no solo con la recreación del salón de Alta Costura original de Cristóbal Balenciaga sino también a través de elementos que vimos presentes, como las líneas rectas de las prendas, como juega con las proporciones de la ropa y la rigidez de los textiles. Pero la colección cuenta con el toque disruptivo del diseño que ha caracterizado a Demna Gvasalia, esto lo vimos en la inclusión de prendas pertenecientes al universo del streetwear fabricadas en denim o los looks con influencia del activewear o las bolsas y clutches que complementaban algunos de los outfits que caminaron por la pasarela. La colección fue una amalgama de la creatividad de ambos diseñadores, es Alta Costura para las nuevas generaciones.

Esta amalgama de looks donde vemos el espíritu de Balenciaga a través de la visión de Gvasalia ha dado como resultado ropa que sencillamente es espectacular. La gabardina con mangas oversize del look 23 es un claro ejemplo donde vemos las siluetas clásicas de la firma a través del cuello de la prenda envolviendo a la modelo para crear una silueta más estilizada casi como de cisne, pero en una prenda más urbana. Otro de los looks que resaltan de la colección es el look 17, un traje en tonos naranja vibrante que tiene ese aire vintage pero vanguardista y moderno. Es interesante como este minimalismo que se ve tan moderno y actual al mismo tiempo es un guiño a las piezas originales, pues estas líneas simples y limpias son parte del ADN de la maison desde sus inicios. Creo que estamos viendo una era en Balenciaga en donde el pasado está siendo celebrado a través de un punto de vista moderno y fresco. Esta colección es el resumen perfecto de lo que está sucediendo en el mundo de la moda, una mezcla del estilo clásico atemporal visto a través de los ojos de la modernidad urbana. El regreso perfecto de Balenciaga al mundo de la Alta Costura.

Viktor & Rolf

Esta dupla de creativos holandeses se han convertido en verdaderos iconoclastas que han borrado la línea entre moda y arte. Cada una de sus colecciones es presentada en desfiles que más que pasarelas son performances de arte. Cómo olvidar cuando literalmente convirtieron obras de arte en ropa para su colección de Alta Costura Otoño 2015. Esta irreverencia ha llevado a los diseñadores incluir elementos de la cultura pop, como sus vestidos con mensajes de Alta Costura Primavera 2019, una reinterpretación de la frase “expresarse a través de la vestimenta”.

Para la presentación de su colección Alta Costura Otoño 21 la firma ha decidido explorar la irreverencia de las nuevas generaciones. Titulada “The New Royals”, esta colección es una explosión de elementos camp que, en lugar de ser kitsch, realmente funcionan y crean algo que tiene una estética hermosa. Las prendas de estos looks nos obligan a mirar más detenidamente, Viktor Horsting y Rolf Snoeren, nos invitan a analizar la manera en la que el mundo actual se maneja. Donde no todo es lo que parece, pues encontramos tiaras elaboradas de materiales sintéticos que asemejan joyas o textiles naturales como la rafia que es transformado en “fur”. La estética es una combinación de diversos elementos de la cultura “royal” brocados inspirados en las prendas de la Época Isabelina, siluetas inspiradas en vestidos de María Antonieta y finalmente frases de la cultura pop actual como “Don’t be a drag, just be a queen” de la canción “Born This Way” de Lady Gaga. Vimos perlas, broches, bordados de flores, joyería XL, moños y diferentes texturas que crean una estética nueva de exceso y opulencia. La paleta de colores en tonos pasteles le aporta un aire de ingenuidad y feminidad a las prendas, que transporta a la colección a un mundo de cuentos de hadas. Viktor & Rolf han creado un universo alterno en donde la fantasía cobra vida.

La colección de Alta Costura Otoño 21 de la firma realmente no son prendas que particularmente se considerarían usables en el día a día de cualquier persona. Sino que es ropa que tiene como objetivo aportar un aire de magia y fantasía a la vida cotidiana. Como el mini vestido de mangas globo con perlas XL y aplicaciones bordadas en tonos turquesa, rosa y lila. Una reinterpretación moderna de la “Robe à la française”. Estos diseños, como la capa con “fur” de rafia en tonos rosa, naranja y dorado en los bordes, es ropa que celebra al máximo lo que la Alta Costura significa. Es una colección que no encontraremos en las calles pero que marca tendencias que luego se traducirán en prendas más prêt-à-porter.

Jean-Paul Gaultier

El diseñador francés se ha caracterizado por colecciones que sorprenden e impactan al mundo. Un ávido exponente de la liberación de la mujer, que a través de su ropa quiere empoderarla y ayudarla a apropiarse de su sexualidad. Piezas llenas de sensualidad y desdén a las normas que la sociedad nos impone. No por nada es conocido como el “enfant terrible” de la moda. Para esta colección de Alta Costura, Gaultier ha decidido colaborar con la diseñadora Chitose Abe de Sacai, marca japonesa que se ha caracterizado por la deconstrucción de prendas. Ambas firmas han logrado romper los cánones establecidos para crear colecciones que impactan y cautivan. La idea de colaboraciones entre diferentes marcas ha llegado a un punto de ebullición que podría suponer ha alcanzado su límite, pero la colección de Alta Costura Otoño 21 de Jean-Paul Gaultier nos demuestra que la colaboración entre diferentes creativos puede tener resultados grandiosos.

El resultado de esta colaboración es una colección de piezas espectaculares. Es una sinfonía de looks punk que combinan la vanguardia del diseño japonés con el savoir faire francés. Cada outfit desfiló en la oscuridad mientras era iluminado creando un aura de misterio. Los looks son como si tomáramos prendas como una gabardina y la fusionamos con un vestido de tul. Camisas convertidas en vestido pero que cuentan con elementos de sacos sastre. Pantalones de mezclilla deconstruidos unidos a una chamarra de denim para dar vida a un vestido. Un verdadero mix & match que utiliza elementos del ADN de Gaultier y Sacai. A primera instancia podríamos pensar que esta mezcla no funciona, pero viendo el resultado simplemente nos obliga a pensar porque no se había hecho antes. No existen palabras para poder expresar lo perfecta que es esta colección.

Esta colaboración logra el balance perfecto entre las dos firmas, un claro ejemplo es el vestido de gabardina que cuenta con clásicos elementos de Gaultier como el bustier con los senos cónicos, pero al mismo tiempo vemos la visión de Sacai en la reutilización y reposición de los elementos del trench coat clásico. Otro look que sobresale es aquel en donde la parte superior es un saco, pero conforme bajamos se convierte en vestido con falda oversize, una silueta característica de la firma japonesa. Un vestido sensacional es aquel en donde se reinterpreto el clásico traje a rayas en azul marino, icónico de Gaultier, pero fue transformado en un vestido en capas con transparencias sobre un body que da la apariencia de que la modelo tiene la piel tatuada. Esta estética desenfadada y punk es emocionante, una colección de Alta Costura que es lo que la moda debería de ser: pasión y creatividad pura.

Zuhair Murad

El diseñador libanes se ha caracterizado por su capacidad de transformar el mundo del lujo y el glamour en vestidos de impacto que son simplemente espectaculares y convierten a la mujer que los lleva en un faro de belleza inmaculada. Cada una de sus colecciones son un poema cargado de opulencia escrito a las mujeres. Zuhair Murad a través de su ropa nos invita a soñar con mundos llenos de magia en donde la vida es perfecta. El diseñador se ha convertido en un verdadero testamento de arduo trabajo y resiliencia, pues el año pasado sufrió la pérdida de su atelier en Beirut debido al trágico accidente, pero aún así ha continuado creando mágicas prendas que nos llenan de felicidad.

La colección de Alta Costura Otoño 21 del creativo sigue la misma línea de diseño que muchas de sus anteriores presentaciones. Un universo de tafetán, seda y encaje se funde con intrincados bordados y fringes con cristales que transforman a los vestidos en luminarias vivientes. Con inspiración en la mítica ciudad de Venecia, cada uno de estos vaporosos vestidos creaba la ilusión de que las modelos flotaban conforme avanzaban en la pasarela. La paleta de color elegida por el diseñador fue del blanco puro y negro profundo evolucionando hacia colores metálicos en oro y plata para terminar con un mar de tonos joya como el dulce verde esmeralda, el intenso rojo rubí y el enigmático azul zafiro. Un verdadero carnaval de lujo y belleza donde el tema común era el renacimiento y la alegría de estar vivo.

Desde el inicio el primer look que desfiló fue maravilloso, un vestido cruzado con transparencias, mangas vaporosas y cristales bordados que estaba ceñido a la cintura con un cinturón para crear una silueta más definida. Otra de las piezas que llamó mi atención, y está ya en mi wish list, fue el vestido en tonos plateados con capa, la parte superior pegada al cuerpo crea el espejismo de que los cristales bordados al vestido están sobre el cuerpo de la modelo. Cada prenda que vimos hoy convierte a la mujer en una estela de luz, en donde bajo los rayos del sol o la luna brillará gracias a los centelleantes cristales de los vestidos. Zuhair Murad una vez más nos ha entregado una colección llena de vestidos dignos de cualquier alfombra roja. Prendas que gracias a su impecable confección y perfecta atención en los detalles es una extensión del cuerpo de la mujer.

XO

Sira

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *