Todos hemos escuchado la frase ‘los cuerpos de verano se construyen en el invierno’, pero exactamente, ¿cuándo necesitas empezar? 

Asumiendo que hemos ganado algo de peso antes del verano, la pregunta clave es: ¿cuándo necesito comenzar a trabajar para lograr un summer body?

Depende del sobrepeso que traigas, pero es muy factible que en quince días logres bajar algo del acumulado, aunque recuerda que la idea es sostenibilidad. Generalmente las dietas o métodos que te puedan bajar de peso en ese tiempo al final del día no son sostenibles. Digamos que es una curita para sanar momentáneamente tus malos hábitos. 

Lo recomendable es tomar un enfoque más gradual durante seis a ocho o incluso, de diez a doce semanas, y hacer cambios menores a medida que avanzas. Cognitivamente es mucho más fácil en el cerebro y al final, lograrás cambios fisiológicos.

Lograr un summer body debería tardar al menos un mes, si no un poco más. 
Si te das un mes puedes entrar cómodamente y lograr avances, menos que eso, la gente tiene que ser demasiado extrema para obtener cualquier tipo de resultado duradero. 

¿Qué comer?

La nutrición es una gran parte de cualquier viaje hacía la salud, y aquellos que buscan adelgazar para el verano deben comenzar por reevaluar lo que va a sus bocas. Es imposible lograr un cuerpo de verano consumiendo comida procesada. Intenta incluir más verduras, carnes magras y frutos secos. 

A mucha gente le gusta restringirse en sus alimentos, como dejando los lácteos o carbohidratos. Muchas veces, esto no es necesario, puedes obtener grandes resultados comiendo fruta, carbohidratos y lácteos. La clave es comer alimentos enteros sin procesar. Los alimentos manufacturados eliminan muchos de los procesos digestivos y esa es la razón por la que engordamos.

Se bueno con tu cuerpo, y dale de seis a ocho semanas para que tus papilas gustativas tengan la oportunidad de cambiar. Es el tiempo que requiere implementar nuevos hábitos de consumo alimenticio y dejar que tu físico se aclimate. Súper importante: toma mucha agua y reduce (si puedes, elimina) tu consumo de alcohol. 

¿Cómo entrenar?

Todo el mundo, sin importar género o edad, debería de estar involucrado en ejercitarse y moverse. El humano por naturaleza no es sedentario. Hacer ejercicio obviamente va a aumentar tu metabolismo y te ayudará a quemar más calorías durante las 24 horas del día. 

Para lograr un summer body, mucha gente se vuelve loca haciendo cardio, y claro, el entrenamiento de alta intensidad es una herramienta importante, pero demasiado puede causar agotamiento y hacerte tirar la toalla antes de tiempo.

Combinar sesiones de cardio con entrenamientos de resistencia y peso es la mejor manera de conseguir tonificar así como bajar grasa. La idea es consistencia y entender que no todos los días alcanzarás tu nivel máximo, pero no te preocupes, la idea es moverse aunque sea solo caminar. 

¿Cuánto descansar?

Dormir es muy importante, es cuando los resultados cobran vida. La mayoría de la gente no lo sabe, pero tus músculos no crecen realmente durante el entrenamiento, crecen cuando te estás recuperando.

Hoy en día tenemos el mal hábito de dormir mal debido al uso obsesivo de la tecnología. Es necesario sacar el celular, y cualquier pantalla, de nuestros cuartos para centrarnos en obtener una óptima calidad de horas de descanso.

Conclusión: lento pero seguro

Si bien la pérdida de peso rápida es alcanzable, no es sostenible e incluso puede tener efectos negativos en nuestros cuerpo. Perder peso de repente y de manera extrema es muy poco saludable para el sistema cardiovascular. Con cualquier ganancia o pérdida repentina de peso, los órganos tienen que adaptarse, las hormonas tienen que adaptarse, tu mente tiene que adaptarse a ese cambio.  Hacer modificaciones drásticas es violentar nuestro cuerpo y obligarlo a ajustarse en tiempo récord. Mucho mejor hacerlo con conciencia y si es posible, supervisados por especialistas.

XO

Sira

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.