Una nostalgia por esa estética llena de colores vibrantes y prendas centellantes. Cristales, velour, denim y satén en exceso, la moda de finales de los noventa y principio del milenio está de regreso.

¡Parece que el mundo entero ha viajado al pasado! Britney Spears, Lindsay Lohan y Paris Hilton acaparan los reflectores y las noticias de las revistas hablaban del romance de J.Lo con Ben Affleck (#Bennifer). Las carteleras de cine se llenan de blockbusters como Matrix y Spider-man, mientras que nuestras series favoritas giran en torno a las aventuras de la fashionista Carrie Bradshaw y las generaciones jóvenes están obsesionadas con Gossip Girl. Si parece que nos subimos al DeLorean de Back to the Future y retrocedimos 10 años.

Todo este furor noventero que nos rodea ha despertado en mí un sentimiento de nostalgia por aquella estética super girly con pantalones de mezclilla, crop-tops en tonalidades rosas, blusas con cristales y mini vestidos. Los accesorios se impregnan del color favorito de Barbie – bubblegum pink – y se llenan de centelleantes cristales y glitter.

My Shopping Cart

Vestido de tejido de punto con detalle de plumas, de Lapointe.
Pantalones de mezclilla con logo, de Balenciaga.
Bolsa D-Bubble tipo bucket, de Dior.
Mini vestido en seda tono rosa palo con flores de avestruz, de Magda Butrym.
Blusa con mesh de cristales y plumas, de Santa Brands.
Crop-top tipo halter con estampado floral, de Magda Butrym.
Bralette de satén en color rosa, de Dolce & Gabbana.
Sandalias Rockstud en cuero marfil, de Valentino.
Mini vestido en látex en cerúleo, de Vesace.
Plataformas Medusa Aevitas en satén, de Versace.
Zapatos Double Bow en satén con strass, de Mach & Mach.
Pumps en cuero rosa chicle, de Amina Muaddi.
Clips para el cabello con cristales, de Prada.
Mini vestido de seda rosa con estampado de pétalos, de Magda Butrym.
Zapatos Hangisi en satén rosa, de Manolo Blahnik.

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.